Skip to content

El octavo domingo después de pentecostés

(Verde)

 

Tema del día: Las lecturas para esta mañana enfocan en lo que es el ministerio público de la predicación. Dado que Dios ha establecido el ministerio público, los que rechazan a sus mensajeros, realmente están rechazando a él. Pero a nosotros que creemos, Dios promete que nos bendecirá por medio de ellos. Por lo tanto, qué roguemos al Señor de la mies que envíe más obreros.

 

La Colecta: Oh Dios, cuya providencia todo lo gobierna: Te suplicamos humildemente que apartes de nosotros las cosas que nos dañan, a fin de que nosotros, siendo capacitados en alma y cuerpo, llevemos a cabo tu santa voluntad; por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y con el Espíritu Santo, siempre un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

 

La Primera Lectura: Amos 7:10-15 Así como el profeta Amos, nuestros pastores y líderes en la iglesia han sido debidamente llamados al servicio. Han sido escogidos por Dios para proclamar su mensaje. Por lo tanto, qué cada ministro recuerde que su propósito no es buscar su propio bien, sino buscar la gloria de Dios, y qué cada cristiano escuche a sus pastores y dé gracias a Dios por ellos.

 

10Entonces el sacerdote Amasías de Bet-el envió a decir a Jeroboam rey de Israel: Amós se ha levantado contra ti en medio de la casa de Israel; la tierra no puede sufrir todas sus palabras. 11Porque así ha dicho Amós: Jeroboam morirá a espada, e Israel será llevado de su tierra en cautiverio. 12Y Amasías dijo a Amós: Vidente, vete, huye a tierra de Judá, y come allá tu pan, y profetiza allá; 13y no profetices más en Bet-el, porque es santuario del rey, y capital del reino.

14Entonces respondió Amós, y dijo a Amasías: No soy profeta, ni soy hijo de profeta, sino que soy boyero, y recojo higos silvestres. 15Y Jehová me tomó de detrás del ganado, y me dijo: Ve y profetiza a mi pueblo Israel.

 

El Salmo del Día: Salmo 126

 

Cántico gradual.

1 Cuando Jehová hiciere volver la cautividad de Sion,

Seremos como los que sueñan.

2 Entonces nuestra boca se llenará de risa,

Y nuestra lengua de alabanza;

Entonces dirán entre las naciones:

Grandes cosas ha hecho Jehová con éstos.

3 Grandes cosas ha hecho Jehová con nosotros;

Estaremos alegres.

4 Haz volver nuestra cautividad, oh Jehová,

Como los arroyos del Neguev.

5 Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.

6 Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla;

Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.

 

 

La Segunda Lectura: Efesios 1:3-14 Por siglos, el misterio de la predestinación ha sido tropiezo para muchos aún para unos grandes teólogos. Por lo tanto, qué dejemos al lado nuestro orgullo pecaminoso y nuestra razón humana, y veamos estas palabras de Pablo por los ojos de fe, porque son palabras de pura gracia: Dios nos ha escogido antes de la creación del mundo para ser sus hijos queridos.

 

3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, 6para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, 7en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, 8que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, 9dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, 10de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

11En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, 12a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. 13En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

 

El Versículo: ¡Aleluya! ¡Aleluya! Pues, la Palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la guardes. ¡Aleluya!

 

El Evangelio: Marcos 6:7-13 Cristo escogió y envió a hombres sencillos para predicar su santo ministerio, pero a ellos les dio autoridad y un mensaje poderoso. Fueron mensajeros del rey. Si alguien rechazara a ellos, realmente estaba rechazando a Dios que les envió. Así es también con los ministros públicos hoy en día, son nada más vasos de barro que llevan el tesoro precioso del evangelio. Su autoridad viene de Dios y su poder de la Palabra de Dios.

 

7Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos. 8Y les mandó que no llevasen nada para el camino, sino solamente bordón; ni alforja, ni pan, ni dinero en el cinto, 9sino que calzasen sandalias, y no vistiesen dos túnicas. 10Y les dijo: Dondequiera que entréis en una casa, posad en ella hasta que salgáis de aquel lugar. 11Y si en algún lugar no os recibieren ni os oyeren, salid de allí, y sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies, para testimonio a ellos. De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para los de Sodoma y Gomorra, que para aquella ciudad. 12Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen. 13Y echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban.

 

EL ESPIRITU SANTO USA A HOMBRES PARA BENDECIR Y CUIDAR A SU PUEBLO

 

Entendemos como creyentes la forma en la cual Dios ha dado unas claves para organizar su iglesia, dentro de esto vemos la diferencia que necesitamos mantener entre el sacerdocio universal y el llamamiento público. Todos los cristianos tenemos el llamado de ser sacerdotes tal como lo enseña Pedro inspirado por Dios 9Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable 1 Pedro 2:9, este versículo da una línea del ministerio de todo cristiano, de todo creyente que sabe que fue traido de la muerte espiritual y tiene vida en la obra de Cristo, y por lo tanto estamos llamados a anunciar todo lo que Dios ha hecho en cada uno de nosotros espiritualmente. Pero para mantener el orden dentro de la iglesia en la adoración, en la administración de los sacramentos y en el uso de las llaves Dios manda que la iglesia llame a hombres para el servicio de la iglesia, esto lo leemos en 2 Timoteo 2:1-2 1Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. 2Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. Pablo había dejado a Timoteo en Efeso y dentro de las instrucciones inspirado por Dios le manda que encargue a hombres fieles que sean idóneos para enseñar a otros. La idoneidad que Dios pide de estos hombres lo tenemos plasmados en 1 Timoteo 3:1-7 1Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. 2Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; 3no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; 4que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 5(pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); 6no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. 7También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.

 

Es Dios quien da hombres capacitados para servirle, es por lo que nosotros necesitamos dejarnos guiar por Él cuando vamos a llamar a un pastor, misionero, maestro. Pecamos contra el tercer mandamiento cuando hacemos llamados públicos dentro de la iglesia guiados por las emociones, es decir, escogemos a alguien porque tenemos una buena relación con él o porque creemos que tienen una capacidad de entretener las personas o porque habla muy bien, cualquier llamado que hagamos dentro de la iglesia no teniendo en cuenta lo que Dios nos dice a través de su Palabra es pecado contra este mandamiento. Por esto vemos circustancias difíciles en las congregaciones cuando no se tiene en cuenta como llamar a un pastor. Nosotros necesitamos recordar siempre que todo lo que hacemos en nuestras vidas dentro y fuera de la iglesia es porque somos creyentes, en la lectura de la carta a los Efesios encontramos mucho mensaje del evangelio que es el motivador de todos nuestros pensamientos, palabras y acciones por lo tanto escuchamos 3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, 5en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, Efesios 1:3-5. Nosotros estamos aquí porque Dios nos llamó desde la eternidad, en sus planes desde siempre nuestros nombres están escritos en el libro de la vida, y esto sucedió no porque lo hallamos ganado sino porque Dios por medio de la vida perfecta, el sufrimiento y muerte de nuestro Señor Jesucristo nos adopto como sus hijos y nos ve por medio de Jesús, santos y sin mancha. El papel que hace nuestros pastores en amor el apóstol Pedro lo marca dentro de estos versículos 2Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; 3no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. 1 Pedro 5:2-3. Cuando un pastor olvida su papel de servicio motivado por el evangelio, a la vez cuando una congregación olvida las riquezas del evangelio no solo pecan en contra del tercer mandamiento, sino que también se peca contra el cuarto mandamiento. Al olvidar lo que Dios hizo por nosotros por los meritos de Cristo olvidamos las bendiciones de parte de Dios para cuidar nuestras almas.

 

Este pecado lo vivió el profeta Amós, el pueblo desde la división de las tribus del norte y del sur vivieron en muchos problemas espirituales porque olvidaron cual era el principio de ser pueblo de Dios, la promesa que de ellos vendría el Mesías. Pero su pecado contra el cuarto mandamiento, tanto de Roboam como de Jeroboam, el uno por no saber ser rey y el otro por hacer anarquía en contra del rey también pecó en contra de Dios al crear en el reino del norte un sistema de adoración diferente al que Dios había ordenado a su pueblo y esta división existió por años hasta la desaparición del reino del norte. Amasias, es un ejemplo de como el pueblo se olvidó de la bendición del evangelio, su nombre significa Jehová es fuerte, pero fue la manera de engañar al pueblo en la adoración porque Jeroboam había creado un sistema de adoración llamando a los sacerdotes con nombres que se identifican con Dios y haciendo un santuario en Betel rindiendo culto a un becerro y su adoración solo se concentraba en pecar contra el primer mandamiento. El resultado de no estar verdaderamente conectado a Dios y su promesa le llevó a rechazar el mensaje del profeta Amós, puesto que él nunca profetizo sobre la muerte del rey Jeroboam sino como iba acabar su reinado y pueblo. El rechazo del sacerdote Amasias al profeta le llevó también a rechazar a Dios. Nosotros tengamos cuidado de no rechazar la doctrina que predica nuestros pastores, porque si el pastor es fiel a la predicación de la doctrina y nosotros le rechazamos estamos pecando en contra de Dios y su palabra y al rechazarle nos sucederá lo que nuestro Señor Jesucristo dijo a sus apóstoles como lo escuchamos en el evangelio de hoy 11Y si en algún lugar no os recibieren ni os oyeren, salid de allí, y sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies, para testimonio a ellos. De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para los de Sodoma y Gomorra, que para aquella ciudad. Cuando rechazamos el mensaje predicado por nuestros pastores nuestras almas están en peligro porque estamos rechazando a Dios y nuestro pecado en contra del tercer mandamiento nos lleva al castigo eterno en el infierno, nuestro pecado en contra del cuarto mandamiento nos lleva a despreciar la bendición que Dios nos da por medio de los pastores al alimentarnos fielmente con la Palabra de Dios. También es evidente nuestro pecado cuando escuchamos a pastores que no están de acuerdo con la enseñanza bíblica y solo predican su palabra y el apóstol Pedro nos previene sobre esto al escribir 1habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. 2Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, 3y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme. 2 Pedro 2:1-3.

 

Como iglesia y pastor es muy importante estar conectados a Jesús porque siempre nuestra relación que tenemos como iglesia-pastor esta conectada por medio de Cristo, hoy no tenemos el llamado que Jesús dio a sus apóstoles cuando les mando 7Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos. 8Y les mandó que no llevasen nada para el camino, sino solamente bordón; ni alforja, ni pan, ni dinero en el cinto, 9sino que calzasen sandalias, y no vistiesen dos túnicas. Esto es un mandato sólo dado a ellos, pero si tenemos el mandato de predicar la ley y el evangelio como ellos lo hicieron, la ley para llamar al arrepentimiento y el evangelio al hablar de la obra de Cristo, nosotros necesitamos crecer juntos, necesitamos caminar juntos para hacer muchas importantes para la iglesia como el llegar a otros por medio de la Palabra y los sacramentos, necesitamos siempre estar conectados con la Palabra de Dios porque ella nos ayudará a entender cual es la aplicación en nuestras vidas al someternos a nuestros pastores como lo enseña Hebreos 13:17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso. La responsabilidad ante Dios por las almas siempre depende de como estamos relacionados con el agradecimiento a Dios por hacernos sus hijos desde la eternidad y no podemos olvidar que nuestros pastores no son perfectos, pero sí podemos dar gracias por ellos por la obra del Espíritu Santo son fieles porque están conectados y nos conectan a nosotros con Jesús puesto que: Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas. 1 Pedro 2:25. El pastor sabe lo importante de llevar las ovejas al único pastor perfecto quien llevó una vida sin pecado por nosotros, siempre el pastor fiel lleva a sus ovejas hacia la vida de Jesús quien no solamente vivio como nuestro sustituto al cumplir cada mandamiento en nuestro lugar, sino que como pastor dio la vida por sus ovejas como lo leemos en Juan 10:11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Así es siempre necesitamos ir a la cruz de Cristo porque allí fue crucificado nuestro pecado y por su sangre somo hoy llamados hijos de Dios.

 

Hoy oremos por nuestros pastores fieles para que nos sigan llevando a los pies de Jesús, también oremos para que de nuestras congregaciones salgan pastores que amen al Señor y Salvador y oremos para que nuestra iglesia sea fiel no a un hombre pastor, sino que sea fiel al único y buen pastor hizo por nosotros al hacernos hijos de Dios y esta fidelidad a nuestro Buen Pastor hace que tengamos hogares cristianos conectados a Jesús, hace que seamos padres que conectemos nuestros hijos a Jesús, hace que nuestros matrimonios estén conectados a Jesús y finalmente hace que nuestra congregación viva en la verdadera Salvación y todo esto por la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas. Amén

 

Los Himnos:

 

Algunos himnos sugeridos:

Cantad al Señor:

38 Tu Palabra es mi cántico

45 Fortalece a tu Iglesia

55 Serviremos al Señor

56 ¡Alzad la cruz!

57 Antiguo Espíritu despierta

58 En nuestros afanes

59 Levántate despierta

60 Señor, despierta y llama

61 Señor Jesús, atiende

 

Culto Cristiano:

113 Preciosa herencia otorga Dios

136-138 Los himnos para el ministerio

145-150 Los himnos para misiones

263 Escuchad, Jesús nos dice

264 Grato es contar la historia

296 Después, Señor, de haber tenido aquí

301 La Palabra hoy sembrada


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos