Skip to content

Meditación - 2023 octubre 17

(Lectura de la Biblia en tres años: Deuteronomio 2:1–25, Marcos 15:21–25)

ESPERAR A CRISTO AFECTA LA CONDUCTA

Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca.

Filipenses 4:4–5

¿Se caracteriza la vida cristiana por una conducta amargada e iracunda ocupada en hallar un pecado que condenar en el prójimo? Definitivamente, ¡no! Sabemos que nada merecemos de Dios y que somos salvos solo por su gracia. Esto nos causa mucha alegría y queremos hacer lo que la Biblia aconseja: «¡Vivan con alegría su vida cristiana! Lo he dicho y lo repito: ¡Vivan con alegría su vida cristiana! Que todo el mundo se dé cuenta de que ustedes son buenos y amables. El Señor Jesús viene pronto.» (TLA)

La razón de nuestro gozo no gira en torno a los éxitos materiales, ni de satisfacer nuestros deseos carnales. Como Pablo dice: «el reino de Dios no es cuestión de comidas o bebidas sino de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo.» (Romanos 14:17). Puesto que Dios nos provee, de todo lo que necesitamos para nuestro bien y nos guarda del mal, tenemos mucho por lo cual estar agradecidos y gozosos. La mano protectora de Dios en la vida del creyente es tan evidente que necesitaríamos toneladas de libros para registrar los testimonios de sus bendiciones (Juan 21:25). Sin embargo, eso no significa que los creyentes no sufrimos, y mucho menos que no debemos llorar nunca. La Biblia dice que puesto que «Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: […] un tiempo para llorar, y un tiempo para reír; un tiempo para estar de luto, y un tiempo para saltar de gusto» (Eclesiastés 3:1,4).

Cuando Lázaro murió, Jesús fue a su tumba para resucitarlo. Él sabía que Lázaro volvería a la vida con tal solo una orden suya y no obstante lloró. El llanto y el dolor son parte de nuestra naturaleza humana y no deben ser reprimidos. Ser cristianos no trata de aparentar estar alegre todo el tiempo. Dios no quiere que finjamos alegría, ni nada: «¿Está afligido alguno entre ustedes? Que ore. ¿Está alguno de buen ánimo? Que cante alabanzas.». (Santiago 5:13). Es más, el Señor quiere que seamos solidarios con nuestros hermanos en la fe: «Alégrense con los que están alegres; lloren con los que lloran.» (Romanos 12:15). Aunque queremos hacer estas cosas y las practicamos, no podemos hacerlas con la perfección que Dios exige (Mateo 5:48) por lo que merecemos toda la ira de Dios. Cristo nos salvó de la ira al haber hecho esto perfectamente en lugar nuestro y al haber sufrido el castigo que merecemos. En gratitud vamos a querer vivir con alegría gozándonos en el amor de Dios

Oración:

Señor, Por el poder de tu evangelio, afírmame en la verdadera fe para la vida eterna de modo que, en gratitud, evidencie el genuino gozo de tu salvación. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos