Skip to content

Meditación - 2023 junio 11

(Lectura de la Biblia en tres años: 1 Reyes 15:1–22, Juan 6:49–52)

DIOS ES DIGNO DE SER ALABADO EN GRAN MANERA

Dentro de tu templo, oh Dios, meditamos en tu gran amor. Tu alabanza, oh Dios, como tu nombre, llega a los confines de la tierra; tu derecha está llena de justicia. Grande es el Señor, y digno de suprema alabanza en la ciudad de nuestro Dios. Su monte santo.

Salmo 48:9-10,1

Hoy es el octavo domingo después de la fiesta de pentecostés. A través de los siglos la iglesia ha acostumbrado a leer el Salmo 48 cada octavo domingo después de Pentecostés, en especial los versículos del texto de hoy. ¿Cuál es su significado?

En el texto original hebreo el versículo nueve comienza con la palabra «diminu», traducida «meditamos», es un verbo que significa «pensar, reflexionar, considerar». El salmista habla de lo que los creyentes en Cristo hacen como congregación y templo del Señor: meditar en su gran amor. ¿Cómo es posible decir eso si los salmos fueron escritos antes de la venida de Cristo?

Tanto este salmo como también los dos que le preceden (46 y 47) tratan de la relación de Cristo y la iglesia, pero lo hacen con palabras proféticas. Para comprender mejor esto es importante tener presente que cuando la Biblia habla de Jerusalén (inseparable del monte Sión y del templo edificado ahí), lo hace en uno de tres niveles que es necesario diferenciar. 1) La ciudad terrenal histórica; 2) la iglesia en la tierra y; 3) la iglesia que está en los cielos. La ciudad terrenal es importante y no hay que olvidarlo pues Dios la escogió como el único lugar donde los sacrificios levíticos podían ser ofrecidos y fue allí donde Cristo dio su vida para salvarnos. Allí envió al Espíritu Santo para que de ahí partiera la predicación universal del evangelio. La ciudad terrenal de Jerusalén es un tipo de la Jerusalén de arriba, que es la madre de todos nosotros (Gálatas 4:26).

Pero la Jerusalén de este salmo es la ciudad del gran Rey. No hay otro gran rey que Jesucristo. Por tanto, la iglesia es la alegría de toda la tierra. De la cual habla el versículo dos. El Señor Jesús dijo: «Mi reino no es de este mundo» (Juan 18:36) pero eso no significa que su reino no exista. La iglesia es el reino de Cristo, él la gobierna. La iglesia es el templo en la que los creyentes meditamos (diminu) en lo que nuestro rey hizo a favor de toda la humanidad: 1) obedeció perfectamente en lugar nuestro los mandamientos de Dios y 2), fue a la cruz para morir por nuestros pecados. En gratitud vamos a querer meditar cada día en su gran amor.

Oración:

Señor tu inmenso amor es incomparable y tú eres digno de suprema alabanza. Pues, aunque no lo merecemos tuviste compasión de nosotros por amor a tu Hijo Jesucristo. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos