Skip to content

Meditación - 2023 agosto 18

(Lectura de la Biblia en tres años: 1 Crónicas 11:27–47, Juan 18:15–18)

CORTAR EL MAL DESDE LA RAÍZ

Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos ya satisfechos; pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas que hunden a los hombres en destrucción y perdición, porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe y fueron atormentados con muchos dolores.

1 Timoteo 6:8–10, RV95

La Biblia enseña que la «raíz de todos los males es el amor al dinero». El amor al dinero consta de dos factores que son las armas preferidas de Satanás para arruinar el alma humana y la fe del creyente: el descontento y la avaricia.

El diablo usó estos dos factores para traer ruina al Edén. Introdujo el descontento al hablar mal de Dios con Eva. Le dijo que Dios tenía malas intenciones al prohibirles el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal. Introdujo la codicia al prometer que el fruto los haría dioses y sabios. El descontento quita la felicidad (Adán y Eva disfrutaban del Edén), y prepara el terreno para la codicia. Eva creyó la mentira satánica y se sintió descontenta y frustrada con Dios. Aunque lo tenía todo; ahora, desde su perspectiva, le faltaba lo más importante: el fruto prohibido.

¿Parece que el cónyuge, o la casa, o la vida del vecino le haría feliz si fuera suya? Satanás dirá que la felicidad vendrá con lo que se codicia. ¿Cómo enfrentar esta estrategia satánica? Hay una sola manera: cultivar el don de conformarse con lo que se tiene. Por naturaleza siempre queremos tener más y cada vez estamos menos contentos y agradecidos con lo que tenemos. Pero si pedimos al Señor su auxilio ante esta tentación, Él no nos lo negará. Cristo vino para salvarnos de la condenación eterna. Por nosotros perdió su preciosa vida y recibió nuestro castigo, es indudable que nos ama y quiere lo mejor para nosotros. En gratitud vamos a querer cultivar el don del contentamiento de manera que podamos decir como Pablo: «He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.» (Filipenses 4:12-13).

Oración:

Señor, perdóname por todas las veces que no fui agradecido en mis circunstancias. Gracias por que por los méritos de tu Hijo me has perdonado. Concédeme, te suplico, serenidad para aceptar todo aquello que no ha de cambiar y no puedo cambiar; fortaleza para cambiar lo que puedo y es tu voluntad que sea cambiado; y sabiduría para entender la diferencia. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos