Skip to content

Meditación - 2023 abril 3

(Lectura de la Biblia en tres años: 1 Samuel 22:6–23, Lucas 20:19–26)

EL QUE PIDE, RECIBE

¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!

Mateo 7:9-11

«Dios está aburrido de que todo el mundo le busque solo para pedir y pedir ¡Déjenlo en paz y aprendan a afrontar solos sus problemas!» dijo un predicador. ¿Tiene razón? ¿Realmente Dios está cansado de tantas peticiones? Según la Biblia no es así, pues escrito está: «No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.»

(Filipenses 4:6). La verdad es que Dios quiere que le presentemos nuestras peticiones en oración, pero también es cierto que no acepta todas las oraciones.

Jesús enseñó: «Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.» (Mateo 7:7-8) Pero esto no significa que Dios concederá todas las peticiones que le son presentadas. El contexto bíblico muestra que esta enseñanza fue dada a los discípulos de Cristo. No es para toda persona. Esta enseñanza de Jesús significa que «todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre» se aplica a verdaderos creyentes que oran de acuerdo a la voluntad de Dios: «Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido.» (1 Juan 5:14-15).

Hay ocasiones en que pedimos mal: «No consiguen lo que quieren porque no se lo piden a Dios; y si se lo piden, no lo reciben porque lo piden mal, pues lo quieren para gastarlo en sus placeres.» (Santiago 4:2-3, DHH). Jesús enseñó la oración «Padre Nuestro» para que conozcamos cómo orar bien. Pero aun si solo orásemos esta sola oración, nuestra naturaleza pecaminosa contamina nuestra oración de manera que ni así oramos bien. Cristo oró perfectamente en lugar nuestro y fue a la cruz para sufrir el castigo que merecemos por orar mal. Dios añade los méritos de Cristo a nuestras oraciones y de esa manera nuestra oración es grata al Señor. En gratitud vamos a querer orar conforme la voluntad de Dios y en base a los méritos de Cristo. Entonces Dios se complacerá en concedernos nuestras peticiones.

Oración:

Señor, no merezco que escuches mis oraciones. Pero te doy gracias que los méritos de tu Hijo Jesucristo hacen aceptable ante ti mi oración imperfecta. Concédeme que ore conforme tu voluntad aferrado a tu amor ágape. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos