Skip to content

Meditación - 2022 octubre 9

(Lectura de la Biblia en tres años: Números 12, Marcos 8:31–9:1)

ALÉGRESE, LAS ESCRITURAS SE HAN CUMPLIDO

Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios, que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras

(Romanos 1:1-2)

¿No es maravilloso que durante miles de años la gente hubiera estado en espera del cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento? Poco tiempo después de que Adán y Eva pecaron, Dios prometió enviar el Salvador, y luego repitió esta promesa a otros. Por ejemplo, le dijo a Abraham que todas las naciones serían bendecidas por medio de él. Después, repitió la promesa al rey David, que uno de sus descendientes se sentaría en su trono por siempre. Por medio del profeta Isaías, Dios predijo que el Salvador nacería de una virgen. Y por fin, el profeta Miqueas escribió que el Salvador nacería en Belén. ¡Qué alegría es saber que todas estas profecías así como muchas otras se cumplieron con el nacimiento de Jesús!

No solamente debemos ver cuán maravilloso es ver que estas profecías se hayan cumplido. Fijemos nuestros pensamientos en las palabras que el ángel les dijo a los pastores que estaban en las colinas de Belén: “Os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy en la ciudad de David, el Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:11). Estas palabras son buenas noticias en cuanto al Salvador prometido. Este niño, Jesús, nació para un propósito especial de vivir y morir en nuestro lugar. ¡Qué maravilla que Dios cumplió su promesa de enviarnos el Salvador después de tanto tiempo!

Ahora también podemos confiar en Dios cuando dice: “Tus pecados te son perdonados. Tú eres mi hijo y heredero del cielo donde he preparado un lugar para ti. Volveré y te llevaré al cielo donde no hay muerte, ni llanto, ni enfermedad, ni dolor.”

Alégrese de que Dios haya prometido y haya cumplido su promesa de enviar el Salvador. Alégrese porque su promesa de perdón por medio de Jesucristo, ahora pertenece a usted.

Oración:

Padre Celestial, gracias por las buenas nuevas del Salvador. Me consuela saber que Jesús nació, vivió, y murió, por mí. Sigue ayudándome a recordar que, debido a tu promesa de enviar el Salvador, puedo tener la seguridad de que cumplirás con todas tus promesas. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos