Skip to content

Meditación - 2022 octubre 23

(Lectura de la Biblia en tres años: Números 21:10–35, Marcos 10:46–52)

EL EVANGELIO PRODUCE MUCHO FRUTO

De esta esperanza ya habéis oído por la palabra verdadera del evangelio, que ha llegado hasta vosotros, así como a todo el mundo, y lleva fruto y crece también en vosotros, desde el día que oísteis y conocisteis la gracia de Dios en verdad

(Colosenses 1:6)

¿Qué es una parábola? Es una historia terrenal con una aplicación celestial. Jesús utilizó muchas parábolas en su ministerio y, en una de ellas, habló de un agricultor que salió al campo a sembrar (Mateo 13:1-23). Esta parábola nos enseñó el efecto del evangelio en los que lo escuchan cuando una parte de la semilla cayó en buena tierra y produjo buenas cosechas de 30, 60 y 100 veces más. Quizá nos preguntemos por qué Dios bendice más su palabra en un lugar que en otro. Pero por medio de la parábola aprendamos que donde la semilla del evangelio no produce una cosecha de almas, no es la culpa de Dios que ha hecho todo para salvar a todo el mundo, sino que es la culpa del hombre pecador. Pero donde el evangelio produce fruto, cualquier cantidad que sea, es por la gracia y la misericordia de Dios.

El evangelio, es el poder de Dios de traerle salvación a la humanidad pecaminosa, y es la promesa misericordiosa de que Dios amó tanto a la gente de este mundo que envió a su unigénito Hijo a morir por nosotros. Ahora, cualquiera que crea en Jesús como su Salvador personal tiene vida eterna. La palabra de Dios es la semilla de la parábola del sembrador y tiene el poder para levantar una gran cosecha de creyentes en Jesús, para la salvación de muchas almas.

Ahora, la buena semilla de la palabra de Dios se ha difundido en todo el mundo y todavía echa raíz en el corazón de las personas. En algunos lugares solamente hay pocos creyentes pero en otros lugares hay muchos cristianos. No importa si hay pocos cristianos o muchos, es Dios quien hace crecer su reino a través de su palabra en el corazón de la gente.

Hoy día usted tiene el gran privilegio de sembrar este mensaje en el mundo. Entonces, confíe en la promesa de Jesús: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y yo en él, este lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5).

Oración:

Todopoderoso Dios, tu palabra como semilla se siembra en la tierra. Que esta semilla siga produciendo fruto, en mi vida de fe y en la vida de todos los que reciben tu palabra. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos