Skip to content

Meditación - 2022 octubre 18

(Lectura de la Biblia en tres años: Números 17, Marcos 10:13–16)

CRISTO LIMPIA NUESTROS PECADOS

Todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús, pues todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos

(Gálatas 3:26-27)

¿Acaso no pensamos con frecuencia que solos podemos hacerlo todo? o ¿Solos resolverlo todo? Muchas veces nos preocupamos por cosas que están fuera de nuestro control, y la naturaleza pecaminosa nos lleva por el camino equivocado a pensar que podemos ser dios. Se nos olvida que siempre dependemos de Dios y que debemos confiar en él.

La verdad es que no merecemos tener el Padre celestial que nos cuida con todo su amor. La ley de Dios en los Diez Mandamientos nos recuerda que no hay nada bueno en nosotros y que no tenemos nada que darle a Jesús debido a nuestros pecados. Nuestra vida está llena de pecados sucios y oscuros del alma y del cuerpo, y por esos pecados estábamos separados de Dios. A pesar de nuestra condición espiritual y natural, Dios nos pide que vayamos a él. ¿Cómo podemos acercarnos a Dios y estar seguros de que nos escuchará? Podemos llegar ante Dios debido a que Él puso sobre Jesús nuestros sucios pecados. Jesús los llevó a la cruz de Calvario y por eso podemos acercarnos sabiendo que la sangre de Jesús nos limpia de todo pecado. Por eso dice San Pablo: “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros seamos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21).

Estas son las maravillosas noticias que Dios le dio a usted cuando fue bautizado. La santidad de Jesús, o sea, su vida intachable ahora cubre la vida pecadora de usted. Dios le dice que usted es inocente porque Jesús recibió el castigo decretado para usted, ahora usted es hijo de Dios y parte de la familia de Dios. Es maravilloso pensar que Dios es su Padre y Jesús es su hermano, pero es más maravilloso aún saber que Dios ya no guarda ningún registro de los pecados. Cuando Dios lo mira, ve solamente la vida inocente y el sacrificio perfecto que Jesús hizo por usted. Todos sus pecados del pasado, del presente, y del futuro, están cubiertos con la santidad de Jesús.

Muchas veces pensamos que tenemos que hacer algo para ganar la salvación, pero la Biblia nos informa que Jesús no necesita nuestra ayuda para llevarlo a cabo, porque lo hizo todo él solo. El Señor tampoco necesita nuestra ayuda para resolver nuestros problemas diarios y pruebas, porque promete que todo saldrá para el bien de los que lo aman. Por lo tanto, podemos llevarle todos nuestros problemas a Jesús por medio de la oración.

Oración:

Amado Jesús, gracias por ayudarnos con nuestro problema mayor del pecado. Gracias por morir en la cruz y resucitar por nosotros. Sigue recordándonos que en nuestro bautismo nos cubriste con tu santidad. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos