Skip to content

Meditación - 2022 junio 30

(Lectura de la Biblia en tres años: Éxodo 15:1–21, Mateo 20:8–16)

 

Dije: Confesaré mis transgresiones al Señor; y tú perdonaste la maldad de mi pecado.

Salmo 32:5

¿Qué pecados hay que confesar? Ante Dios uno debe tenerse por culpable aun de aquéllos que ignoramos, como ya lo hacemos al decir el Padrenuestro y también en la confesión general. Tal como está escrito: "cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos." (Santiago 2:10), no hay ni un solo mandamiento 
de Dios que no violemos diariamente. David ora: "¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos." (Salmo, 19:12). Cuando hemos ofendido y agraviado a nuestro prójimo, debemos confesarle nuestros pecados a él y pedirle su perdón. El que no quiere hacer esto, demuestra con eso que tampoco ante Dios se arrepiente realmente de sus pecados. ¿Qué dice el Salvador? "Anda, reconcíliate primero con tu hermano." (Mateo 5:24).

Pero tal vez conocemos y sentimos en nuestro corazón algún pecado en particular que, además de los otros pecados, pesa sobre nuestro corazón y es una carga para nuestra conciencia. Entonces es bueno, saludable y beneficioso ir a la confesión en privado, o sea, ir a solas con nuestro pastor confesor, y en privado hablar de nuestros pecados, recibir consejos espirituales y consolación de parte de él  pues necesitamos recibir la absolución precisamente para esos pecados en particular. Esto fortalece y consuela grandemente nuestra fe. Esta confesión privada, donde la absolución se le da a cada persona individualmente, ha caído en desuso bajo el argumento de que solo Dios debe escuchar nuestra confesión y no otro pecador como nosotros. Pero tal argumento va en contra de lo que enseñó Jesucristo y sus apóstoles: «Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados." (Santiago 5:16; Mateo 9:8) Por causa de nuestra debilidad es mejor que cada uno de nosotros oiga la palabra hablada: "tus pecados te son perdonados" (Mateo 9:2; Lucas 7:48). Aunque es cierto que en la absolución, que se pronuncia en la confesión en general los días de culto, esencialmente se nos da la misma cosa.

Oración: 

Dios mío, ayúdame por tu Santo Espíritu para que nunca niegue una transgresión de tu santa ley, ni la encubra o la presente como causa del orgullo carnal y de la obstinación, sino más bien ayúdame para que libre y penitentemente confiese mis pecados. Afírmame en la verdadera fe de modo que confíe en tu misericordia y perdón conforme a tu palabra, por los méritos de Jesús. Amén

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos