Skip to content

Meditación - 2022 julio 9

(Lectura de la Biblia en tres años: Éxodo 22:1–15, Mateo 21:33–46)

 

Dado por ti. Derramada por ti. Para la remisión de los pecados.

Lucas 22:19,20. Mateo 26:28.

Si en verdadera fe participamos de la santa cena, recibimos el perdón de los pecados, la vida y la salvación. Esto es ciertamente la verdad. Pero ¿Cómo puede este comer y beber corporal hacer cosas tan grandes? Así preguntan, con escarnio y desdén, aquellos entusiastas que rechazan la doctrina bíblica de los medios de gracia. Y ahora nos unimos con el doctor Lutero en hacer esta pregunta, para llegar a un entendimiento claro en este asunto. Ciertamente el mero comer y beber en sí no tiene el poder para hacer cosas tan grandes. De eso no hay duda. Pero por medio de las palabras de Cristo: "dado y derramada por ti para la remisión de los pecados," sí, por virtud de estas palabras, no solamente se contiene en la Santa Cena el perdón de los pecados, la vida y la salvación, sino estas cosas son ofrecidas a cada uno que come y bebe. Por tanto, junto con el comer y beber corporal, estas palabras son lo principal en el sacramento. Pero solamente aquéllos realmente reciben el perdón de los pecados, la vida y la salvación que comen y beben no solamente en una manera natural, sino también espiritualmente, es decir, tales que creen las palabras de promesa. Cada uno a quien se distribuye la Santa Cena de acuerdo a su institución recibe el cuerpo y la sangre de Cristo bajo el pan y vino. Pero el beneficio, el bendito beneficio de ella, o sea, el perdón de los pecados, la vida y la salvación, es recibido solamente por el que cree las palabras de promesa: "dado y derramada por ti para la remisión de los pecados." El que come y bebe indignamente, es decir, sin creer las palabras de promesa, a él Dios lo visitará con ira y juicio.

 

Oración:

Señor Jesús, te doy gracias porque en las palabras de institución clara e inequívocamente has afirmado lo que tú deseas darme en la santa cena, el perdón de los pecados, la vida y la salvación. Mi querido Salvador, concédeme tu Espíritu Santo, para que pueda fijar mis ojos sobre estas tus palabras, sacando de ellas consuelo para la verdadera fe, y así obteniendo bendición que dura por toda la eternidad, participando de tu santa cena. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos