Skip to content

Meditación - 2022 julio 16

(Lectura de la Biblia en tres años: Éxodo 27:1–8, Mateo 22:41–46)

 

Pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

1 Corintios 11:28

Conoces esta palabra de la Escritura. El cristiano debe examinarse antes de ir a la Cena del Señor para ver si está en la fe y por tanto recibirá dignamente este sacramento. Por esa razón no debemos dar este sacramento a los que no pueden examinarse, por ejemplo, no podemos darlo a aquéllos que no tienen suficiente conocimiento de la palabra de Dios para examinarse. Primero deben ser instruidos en la palabra. Tampoco debemos admitir a los niños pequeños a este sacramento, porque aunque por medio del bautismo han sido unidos con Cristo en la fe, sin embargo no tienen suficiente entendimiento de la palabra de Dios para poder examinarse.

Deben ser instruidos en la palabra de Dios tan pronto como sea posible, y cuando hayan llegado a una madurez espiritual satisfactoria, debe dárseles la Cena del Señor. Por eso tenemos en nuestras iglesias la costumbre antigua de la confirmación. En ella los niños que han sido instruidos, públicamente, en presencia de la congregación, confiesan su fe, confiesan que se adhieren fielmente a la iglesia de la verdadera fe, y luego reciben el santo sacramento del cuerpo y la sangre de Cristo. Tampoco se debe dar la Santa Cena a los enfermos que estén inconscientes, ni a los enfermos mentales que no sean capaces de examinarse. Pero en todo esto no debemos olvidar que el Consolador, el Espíritu Santo, seguramente sostiene la luz de la fe en sus corazones y les hace participantes de la salvación si no han sido incrédulos.

Ahora, mí querido cristiano, examínate para ver si eres un pobre pecador penitente que crees en su Salvador y estás dispuesto a servirle, y luego acércate a la mesa del Señor, en donde recibes tan completa y gloriosa seguridad de la gracia de Dios.

Oración:

Ayúdame, Señor Dios, para que yo, un pobre pecador, pueda sinceramente arrepentirme de mis pecados, encontrar verdadero consuelo en tu mérito, desear enmendar mi vida, y así en todo tiempo, hasta el fin, recibir la seguridad de tu gracia que tu santo sacramento tan abundantemente me ofrece. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos