Skip to content

Meditación - 2022 febrero 12

(Lectura de la Biblia en tres años: Daniel 12, Apocalipsis 2:18-29)

ALABANZA CELESTIAL PARA EL CORDERO DE DIOS

Luego miré, y oí la voz de muchos ángeles que estaban alrededor del trono, de los seres vivientes y de los ancianos. El número de ellos era millares de millares y millones de millones. Cantaban con todas sus fuerzas: «¡Digno es el Cordero, que ha sido sacrificado, de recibir el poder, la riqueza y la sabiduría, la fortaleza y la honra, la gloria y la alabanza!»

—Apocalipsis 5:11-12

¿Prefiere usted concentrarse en el problema o en la solución? Es verdad que es mucho mejor gastar energías en alcanzar la solución que perderlas lamentando el problema. Tal como está escrito: «Mejor es el fin de un asunto que su comienzo» (Eclesiastés 7:8)

Quienes están siguiendo la lectura de la Biblia en tres años hoy leen el capítulo 3 de Génesis que narra cómo entró el pecado al mundo. Adán y Eva tras creer los engaños del diablo pecan contra Dios y son expulsados del paraíso. Pero Dios no los deja abandonados a su perdición. Por el contrario, a pesar que ellos se rebelaron contra la máxima autoridad, les promete la venida victoriosa del Salvador, quien derrotará a la serpiente: «Haré que tú y la mujer, sean enemigas; pondré enemistad entre sus descendientes y los tuyos. Un hijo suyo te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón» (Génesis 3:15, TLA).

El inicio de todos los problemas de la humanidad fue el pecado de Adán y Eva en el paraíso. Pero Jesucristo fue enviado por Dios para ser el Salvador de la humanidad como el Cordero de Dios. Como cordero de expiación, él debía ser perfecto, sin mancha. Por esto vino a nacer como un bebé humano y vivió sin pecado por 33 años. El obedeció perfectamente la ley moral de Dios en lugar de cada ser humano. Y entregó su vida en pago por nuestros pecados como nuestro sustituto. Por esto en el texto de la meditación de hoy millones de ángeles y criaturas celestes le alaban y dan honra. Es necesario que conozcamos la causa de la desdicha humana: el pecado contra Dios. Pero más importante es que nos concentremos en la solución de Dios para tal desastre, esa solución es Jesucristo, el Hijo de Dios. En gratitud vamos a querer alabarlo y tenerlo como el centro de nuestra existencia.

Oración:

Padre celestial, por causa de tu amor incondicional solo quiero conocerte a ti, mi creador; a Jesucristo el Cordero que fue inmolado por mí, mi redentor y al Espíritu Santo que en el evangelio me trajo a la fe, mi santificador. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos