Skip to content

Meditación - 2022 agosto 23

(Lectura de la Biblia en tres años: Levítico 13:1–33, Mateo 27:62–66)

LA PALABRA DE JESÚS ES PODEROSA

Cuando lo hicieron, recogieron tal cantidad de peces que su red se rompía. Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca para que acudieran a ayudarlos. Ellos vinieron y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían.

Lucas 5:6,7

No nos gusta cuando las personas nos hacen promesas que no cumplen. Algunas veces personas de negocios y del gobierno pueden hacer esto y, después de hacerlo, decimos que no confiaremos en ellos nuevamente.

Hay uno en quien podemos confiar todo el tiempo, porque tiene gran poder para cumplir cada promesa que nos hace: Jesús. El apóstol Pedro escuchó a Jesús y le obedeció al dejar caer sus redes para poder atrapar peces, y recibió tantos peces que las redes comenzaron a romperse. Por medio de este milagro de la pesca, Jesús mostró su gran poder sobre toda la creación, porque es el Hijo de Dios.

En la creación del mundo Dios dijo: “‘Sea la luz’. Y fue la luz” (Génesis 1:3). Dios creó todo con el poder de su palabra. Es increíble pensar que Dios solo necesita decir una palabra y todo sucederá de la manera que él quiere que suceda.

Nuestra fe se basa en la palabra poderosa de Dios. En su plan de la salvación escogió a su Hijo para que fuera nuestro Salvador y envió a Jesús al mundo. Dios estableció que Jesús sería el sacrificio en la cruz del Calvario para salvarnos de nuestros pecados y lo resucitó de entre los muertos al tercer día. Ahora Dios dice que somos justificados, o sea, declarados justos e inocentes ante Dios, por la fe en Jesús. También Dios nos llama hijos suyos por medio de la misma fe. ¿No es poderosa la palabra de Dios?

Por eso, al escuchar las promesas de Jesús, tenemos la confianza en él porque nunca ha dejado de cumplir ninguna de ellas. Si tenemos dudas acerca de nuestra salvación, debemos recordar las palabras de Jesús: "Para los hombres esto [la salvación] es imposible, pero para Dios todo es posible" (Mateo 19:26). Ya sabemos que no podemos salvarnos a nosotros mismos. Dios nos ha salvado a través de las acciones de Jesús. San Pablo nos recuerda: "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús" (Filipenses 4:19).

La palabra de Dios es poderosa. Con ella: creó al mundo, le dio a Pedro mucho pescado, nos llama sus hijos amados, y nos promete un hogar en el cielo. Confiemos en las promesas de Dios porque él sí las cumple.

Oración:

Amado Señor, sigue ayudándome a conocer y a entender tu gran poder y las bendiciones que nos trae tu Palabra. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos