Skip to content

Meditación - 2021 noviembre 17

(Lectura de la Biblia en tres años: Jeremías 50:21–46, Hebreos 8:1–7)

ALABEN SU NOMBRE

Entren por sus puertas con acción de gracias; vengan a sus atrios con himnos de alabanza; denle gracias, alaben su nombre.

—Salmos 100:4

Una pregunta recurrente que se escucha en América Latina es ¿Cuál es el nombre de Dios? Esta pregunta no es nueva pues ya es planteada en el Antiguo Testamento y a pesar de lo antigua que sea la pregunta y a qué ya haya sido respondida hace siglos, aun así muchos sienten que no ha recibido respuesta satisfactoria. ¿Cómo así?

Uno de los factores que dificultan la respuesta es la manera en la que se entiende la palabra «nombre» en la Biblia y en la actualidad. En la Biblia y en las culturas muy antiguas el nombre era mucho más que solo un rótulo. Es más bien la palabra que describe al portador del nombre. Nos dice sus cualidades, características, carácter, lo esencial. El nombre de alguien era más un título descriptivo que un rótulo. Esto es fácil ver desde el mismo principio cuando Dios llama al primero ser humano «Adán» que literalmente significa «de la tierra» porque fue creado del polvo de la tierra. O cuando Adán llama a su cónyuge «Eva» que significa «madre de todo ser viviente».

Cuando Moisés le pide a Dios que me diga su nombre para poder darlo a conocer Dios le dice que su nombre es «Jehová». La palabra hebrea de la que proviene nuestro terminó «Jehová» es esencialmente el verbo ser expresado en forma continua y que usualmente se lo traduce al español con la forma presente: «Yo Soy». Es interesante que en el Apocalipsis Juan lo vierte: «El que es, el que era y el que ha de venir» en un esfuerzo para denotar la eternidad de Dios, tal como también se acostumbra a traducir el nombre Jehová en algunas versiones. La mejor versión del nombre Jehová la da Jesucristo mismo cuando lo identifica como «el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo»

Como discípulos de Jesucristo, y en gratitud a la salvación gratuita que Dios nos ha provisto vamos a querer invocar y adorar a la Santísima Trinidad.

Oración:

Dios Todopoderoso y eterno, que vives y eres para siempre, que no cambias y que desde la eternidad y hasta la eternidad eres el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, un solo Dios en tres personas, concédeme que siempre invoque tu nombre en gratitud por tu amor y gracia. Amén

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos