Skip to content

Meditación - 2021 noviembre 12

(Lectura de la Biblia en tres años: Jeremías 47:1–48:16, Hebreos 6:10–20)

CRISTO VUELVE COMO JUEZ

Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha concedido al Hijo el tener vida en sí mismo, y le ha dado autoridad para juzgar, puesto que es el Hijo del hombre. No se asombren de esto, porque viene la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán su voz, y saldrán de allí. Los que han hecho el bien resucitarán para tener vida, pero los que han practicado el mal resucitarán para ser juzgados.

—Juan 5:26–29

A través de los siglos la iglesia ha permanecido a la expectativa de la segunda venida del Señor Jesucristo. Como parte de su misión de hacer discípulos en todas las naciones, y por mandato del mismo Señor, ha procurado enseñar a guardar todo lo que él mandó (Mateo 28:18–20). Entre ese «todo» se encuentra la enseñanza del retorno de Jesucristo como el juez del fin del mundo. Es más, aun la cena del Señor, siendo evangelio visible, también incluye esta verdad bíblica, tal como Pablo lo hace notar al escribir: «Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.» (1 Corintios 11:26) ¿Cuál es la importancia de esta enseñanza?

Para los creyentes en Cristo es una enseñanza consoladora pues nos dice que el mal y todos los sufrimientos de esta vida acabarán. Toda lágrima será secada y llegará el gozo perpetuo. Veremos al Señor cara a cara y él será el sol bajo el cual viviremos. Por otra parte, también nos enseña que quienes despreciaron la preciosa sangre de Cristo, al rechazar definitivamente la salvación y el perdón gratuitos ofrecidos por el evangelio, serán enviados al infierno donde el sufrimiento es eterno. La segunda venida de Cristo tiene ese doble aspecto: 1) es un día de gran gozo porque la iglesia se une a su esposo por la eternidad y los miembros de la iglesia escuchan las bienaventuradas palabras de Cristo: «Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo.». Por otra parte, es un día terrible para los que irán a la condenación eterna, pues escucharán la sentencia lapidaría de Cristo como Juez: «Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles» (Mateo 25:34,41 cf. Sofonías 1:14–18) Fuimos salvados gratis, en gratitud vamos a querer orar:

Oración:

Señor, nada que yo haga o te ofrezca puede ganar tu favor. En realidad solo alcanzo a merecer toda tu ira. Gracias te doy porque tú enviaste a tu Hijo como mi sustituto para que, en lugar de mí, él obedezca tu voluntad y reciba el castigo que merezco. En gratitud quiero vivir consagrado a ti, obrando el bien, no para agradarte sino porque tu amor me impele a hacerlo. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos