Skip to content

Meditación - 2021 marzo 12

(Lectura de la Biblia en tres años: Salmo 59–60, Romanos 11:17–24)

Lo seguimos

Mis ovejas... me siguen.

Juan 10:27

Algo que normalmente nos pasa a los padres que tenemos niños pequeños, es que nuestros hijos nos siguen casi a cualquier parte que vamos, esto debido a que no les gusta estar solos, porque quieren ver y aprender lo que estamos haciendo, pero también porque encuentran en los padres la protección que ellos necesitan, ya que han visto el cariño y cuidado que sus padres les han dado.

Durante estos días hemos escuchado a nuestro Señor decir que el conoce a sus ovejas y ellas escuchan su voz. Ahora nos dice algo más de sus ovejas, dice que lo siguen; los creyentes somos las ovejas de nuestro Señor Jesús, él conoce nuestras necesidades, y ha suplido cada una de ellas, especialmente nos ha rescatado de la muerte eterna en el infierno al sufrir en una cruz cargando nuestros pecados. Todo esto nos lo ha mostrado Dios por medio de su Palabra, hemos escuchado su voz a través de la Palabra, y hemos encontrado que en Él, tenemos la protección y resguardo que necesitamos. Sin embargo, muchas veces no le seguimos, aun cuando él nos habla mediante su Palabra, nosotros preferimos seguir nuestra propia voz, más aún cuando en el mundo nos dicen: "Escucha tu corazón, él te dará la respuesta”, pero nuestro corazón también está contaminado con pecado, y nos conducirá a hacer lo malo, y con esto iremos camino al infierno, ya que solo el escuchar y seguir la voz de nuestro Señor en su Palabra, es lo que nos conduce a la vida eterna, ya que su Palabra nos conduce a Jesús, a su obra por nuestra salvación, a su sacrificio y muerte por los pecadores.

Gracias damos a nuestro Dios ya que Él nos ha hecho parte del rebaño de su hijo, somos ovejas que le seguimos, Él nos lleva a buenos pastos, Él nos protege del mayor mal que tenemos, que es el pecado que nos conduce a la muerte, al igual que un niño sigue a sus padres porque en ellos tiene cuidado, amor y protección; así nosotros seguimos a nuestro Señor que ha cargado nuestros pecados y nos lleva hasta el cielo.

Oración:

Bendito Padre, gracias por darme la fe en tu Hijo, mi Pastor, quien me cuida y protege y me lleva de la mano hasta la vida eterna. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos