Skip to content

Meditación - 2021 marzo 11

(Lectura de la Biblia en tres años: Salmo 58, Romanos 11:11–16)

Tu pastor te conoce

Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco

Juan 10:25a

Tal vez has escuchado la frase “Nunca llegas a conocer completamente a alguien” es una gran verdad, aun cuando conocemos a alguien por mucho tiempo, siempre hay algo que no conocemos, y nos sorprende cuando llegan a hacer algo contrario a lo que siempre han hecho; cada persona tiene sus secretos.

En nuestro texto nuestro Señor Jesucristo, dice que él conoce a sus ovejas, y podríamos pensar que conoce solo parte, pero la realidad es distinta a la que tenemos con cualquier persona, él conoce absolutamente todo de nosotros, aun nuestros secretos, nuestros deseos más íntimos. No existe nada que nuestro Señor no conozca de ti y de mí. Esto puede ser algo que nos puede producir algo de miedo, ya que conoce todos tus pecados, conoce todo lo malo que has hecho, todas las veces que, pudiendo hacer lo bueno, has elegido hacer lo malo, conoce cuando has intentado mentirle en cuanto a hacer su voluntad, todo esto realmente me produce miedo, porque ante un Dios que ha dicho que “el alma que peque, ésa morirá” (Ezequiel 18:20) por lo cual sabemos que merecemos la muerte, consecuencia de nuestros pecados, los cuales no son ocultos de nuestro Dios.

Jesús vino por esas ovejas pecaminosas, por ti y por mí, porque conoce que tenemos necesidad de ser rescatados de la muerte en el infierno, ya que no podemos librarnos de nuestros pecados y sus consecuencias, el vino a cumplir las exigencias de Dios en nuestro lugar, pero también a sufrir el castigo que merecemos por nuestros pecados, Él, que no tuvo pecado, ni hubo engaño en su boca, sufrió hasta la muerte y muerte de cruz, cargando con los pecados de todo el mundo. Por medio de su Palabra, Dios nos concede la fe en la obra de nuestro Señor Jesucristo, y con ello, el perdón de nuestros pecados. Gracias a esto, ya no tenemos miedo de que nuestro Dios conozca hasta lo más íntimo de nuestro ser, ya que también conoce que nuestros pecados han sido pagados, con la sangre de nuestro Señor Jesucristo.

Oración:

Bendito Padre, tu conoces mis pecados, y conoces la fe que me has regalado, fortaléceme con tu Palabra, para permanecer en esa fe todos los días de mi vida. Te lo pido por Cristo tu Hijo. Amén

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos