Skip to content

Meditación - 2021 julio 11

(Lectura de la Biblia en tres años: Eclesiastés 4:1–5:7, Gálatas 4:1–7)

¿CÓMO PODEMOS RESTAURAR LA COMUNIÓN CON DIOS?

Fiel es Dios, quien los ha llamado a tener comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

1 Corintios 1:9

Alguna vez se ha preguntado usted ¿Cómo podemos restaurar la comunión con Dios? Es decir, ¿Cómo podemos tener una buena relación con Dios? Son muchas las personas que afirman que podemos restaurar la relación con Dios mediante la oración. Lastimosamente la Biblia enseña todo lo contrario. ¿Cómo así?

Lo primero que es necesario saber es que Dios aborrece y no escucha la oración del impío. Toda persona que no está en buenas relaciones con Dios es un impío. Por tanto, la oración del impío no es escuchada y el tal sigue bajo la ira de Dios. Tampoco nuestras buenas obras califican para restaurar nuestra relación con Dios pues como lo dice Isaías, delante de Dios son un trapo de inmundicia. En concreto nada que nosotros hagamos nos puede poner en buena relación con Dios.

Es la obra redentora efectuada por Jesucristo la que restaura nuestra relación con Dios, tal como está escrito: «Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.» (Romanos 5:19) Es la obediencia perfecta de Jesucristo, que nos es atribuida a nuestro favor, la que permite que, ante el trono celestial, seamos considerados justos y por tanto aptos para la comunión con Dios. No podemos tener comunión con Dios sino tenemos comunión íntima con Jesucristo. En gratitud al amor de Cristo vamos a querer honrar su sacrificio permaneciendo en la comunión con el Hijo.

Oración:

Señor, confieso que Jesucristo, verdadero Dios, engendrado del Padre en la eternidad, y también verdadero hombre, nacido de la virgen María, es mi Señor. Que me ha redimido a mí, criatura perdida y condenada, me ha rescatado y librado de todos los pecados, de la muerte y del poder del diablo, no con oro ni con plata, sino con su santa y preciosa sangre y con su inocente pasión y muerte. Y todo esto lo hizo para que yo sea suyo y viva bajo él en su reino y le sirva en justicia, inocencia y bienaventuranza eternas, así como él, resucitado de entre los muertos, vive y reina eternamente. Esto es ciertamente la verdad. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos