Skip to content

Meditación - 2021 febrero 5

Meditación - 2021 febrero 5

(Lectura de la Biblia en tres años: Salmo 12–14, Romanos 2:1–8)

LAS PRIORIDADES DE JESUCRISTO

Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar. Simón y sus compañeros salieron a buscarlo. Por fin lo encontraron y le dijeron: —Todo el mundo te busca. Jesús respondió: —Vámonos de aquí a otras aldeas cercanas donde también pueda predicar; para esto he venido.

—Marcos 1:35–38

Cuando Jesús nació, del oriente vinieron sabios que preguntaron: «¿Dónde está el que ha nacido rey de los judíos?» (Mateo 2:2). Una gran mayoría de los judíos tenían la esperanza que Dios les enviaría al Mesías de Israel, de quien creían sería un rey quien liberaría a la tierra de Israel del dominio del Imperio Romano, y que, desde Jerusalén, gobernaría el planeta entero solucionando la crisis mundial. Incluso, en ocasiones, la gente quiso entronar a Jesucristo como rey. Pero ser rey no era la prioridad de Jesucristo, y aunque dedicó mucho tiempo a la oración y le dio mayor importancia que ningún otro, orar no fue su mayor prioridad. Entonces, ¿Cuál fue?

Jesús hizo muchas cosas buenas y sorprendentes: sanó enfermos, resucitó muertos, consoló al afligido, auxilió a la viuda y al huérfano, alimentó a los hambrientos, defendió al oprimido y enseñó la palabra de Dios. Fue profeta, maestro y predicador y sin embargo nada de esto fue su prioridad. Tal como lo dice en el texto de la meditación de hoy, él vino para predicar, es decir, para anunciar el evangelio (Lucas 8:1). El contenido de ese evangelio no trataba de cómo Jesucristo llegaría a ser el rey mundial que los judíos esperaban. Es más, Jesús dejó muy en claro que su «reino no es de este mundo» (Juan 18:36) Tampoco trataba de la ayuda social para los necesitados ni de las mejoras en la calidad de vida de los pueblos y naciones. La palabra evangelio proviene del griego y significa «buena noticia» ¿Cuál es la buena noticia que anuncia el evangelio de Jesucristo? Esa buena noticia no es otra que la que nos anuncia que Cristo vino a la tierra como nuestro sustituto para obedecer perfectamente en lugar de nosotros la ley moral de Dios contra la que hemos pecado y que también vino a sufrir en la cruz el castigo que merecemos por nuestro pecado. El evangelio no habla de lo que tenemos que hacer para salvarnos. Habla de lo que Cristo hizo para nosotros. En gratitud vamos a querer tener la misma prioridad de Cristo.

Oración:

Oración: Misericordioso Señor, confieso que predicar el evangelio puro no ha sido mi prioridad. Reconozco que por ese pecado merezco toda tu ira. Gracias te doy, porque por los méritos de tu Hijo Jesucristo soy perdonado y tengo paz delante de ti. Por tus medios de gracia, afírmame en la verdadera fe. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos