Skip to content

Meditación - 2021 diciembre 3

(Lectura de la Biblia en tres años: Ezequiel 4–5, Hebreos 12:1–11)

TIEMPO DE ADVIENTO, DÍA PARA RECORDAR LA VENIDA DE JESÚS

25Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; 26desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas. 27Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria. 28Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.

Lucas 21:25-28

Recuerdo leer en la entrada de una iglesia esta frase: ¡Jesús, tarda en venir por favor! Esta frase representa a un grupo de cristianos que tienen miedo para la segunda venida de Jesús. Ellos olvidan como termina el antepenúltimo versículo de la Biblia Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. Apocalipsis 22:20. Esto sucede porque cuando leen versículos como los que tenemos hoy sienten mucho temor. Al leer todo lo que pasará con el sol, las estrellas, el mar y como todas las potencias de los cielos serán conmovidas, su carne pecaminosa hace que no quieran estar preparados para este día. Si tenemos miedo a la segunda venida de Jesús es porque no dejamos trabajar al Espíritu Santo en nuestras vidas o estamos viviendo en impenitencia sabiendo el castigo del infierno que nos espera.

El Espíritu Santo hace que tengamos en estos tiempos nuestra cabeza levantada, mirando a los cielos porque estamos convencidos que ese día iremos en cuerpo y alma al cielo. Él vino por primera vez y predicó perfectamente lo que sucederá en el último día de este mundo. Por su vida perfecta y su muerte en la cruz, somos perdonados de nuestro pecado contra el segundo mandamiento, y nos da la seguridad de nuestra redención puesto que San Marcos 10:45 nos dice: Porque ni aun el Hijo del Hombre vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. El Espíritu Santo nos hace estar preparados para la venida de Jesús por segunda vez y esta preparación no depende de nosotros sino de nuestro Dios que nos ha dado la seguridad de nuestra redención. Amén

Oración:

Padre Santo, permite que cada día estemos preparándonos para la segunda venida de Cristo y solo deseemos estar a tu lado por siempre en cuerpo y alma. Amén

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 18

Ver Recursos