Skip to content

Meditación - 2020 noviembre 14

Meditación - 2020 noviembre 14

(Lectura de la Biblia en tres años: Números 19, Marcos 10:32–34)

¡ALABADO SEA EL SEÑOR!

¡Que todo lo que respira alabe al SEÑOR! ¡Aleluya! ¡Alabado sea el SEÑOR!

—Salmo 150:6

¿Alaba usted a Dios cada día?

La gran mayoría de los creyentes están de acuerdo con que los discípulos de Cristo necesitan orar y alimentarse de la Palabra de Dios cada día. Sin embargo, no todos estarán de acuerdo en que El Señor quiere que le cantemos alabanzas cada día. Todavía, Dios quiere que le alabemos cada día con gozo, no solamente los domingos.

El Salmo 150 revela que el Señor quiere ser alabado en su santuario. El templo de Israel ya no existe. Sin embargo, el santuario del Señor permanece todavía. La iglesia visible es el santuario en el que Dios quiere ser alabado. Él es alabado sin cesar en los cielos y cada semana nos unimos como congregación a esa alabanza. Dios debe ser alabado con expresiones de gozo genuino por todas sus maravillosas bendiciones, por lo que ha creado para nosotros. Pero, sobre todo, debe ser alabado por su misericordioso amor que lo movió a redimirnos. La música de Israel en el Antiguo Testamento era gozosa y llena de entusiasmo. Para cantar las alabanzas al Señor usaron una amplia variedad de instrumentos musicales. En las ocasiones festivas, el baile era una parte importante de la celebración. Nada, en la Biblia, sugiere que la música y la adoración del pueblo de Dios deba ser sombría, ni que ciertos instrumentos musicales fueran en sí mismos impropios para adorar al Señor. Dios debe ser alabado con gozo con todas las cosas que tenemos.

Todos deben alabar al Señor. Todos están invitados a hacerlo. Pero por causa de nuestra naturaleza pecadora, no hemos alabado al Señor perfectamente (Mateo 5:48) Por eso somos merecedores de toda la ira de Dios. Pero Cristo vino para obtener nuestro perdón. Lo hizo cuando alabó a Dios perfectamente en lugar nuestro y fue a la cruz a padecer el castigo que merecemos. En gratitud vamos a querer alabar al Señor. Es un gozo el poder hacerlo. Alabemos al Señor.

Oración:

Gracias Señor, has cambiado mi lamento en baile; me quitaste la ropa áspera y me vestiste de alegría. Por tanto, a ti cantaré, gloria mía, y no estaré callado. Jehová Dios mío, ¡te alabaré para siempre! Amén. (Salmo 30:11-12).

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos