Skip to content

Meditación - 2020 marzo 17

Meditación - 2020 marzo 17

(Lectura de la Biblia en tres años: Jueces 18, Lucas 13:20–30)

CUANDO DIOS ACTÚA COMO UN LEÓN

Volveré luego a mi morada,
hasta que reconozcan su culpa.
Buscarán ganarse mi favor;
angustiados, me buscarán con ansias

—Oseas 5:15

¿Tuvo usted la experiencia de conocer de cerca un León? Su tamaño, fuerza e incluso su sorprendente destreza como cazador y depredador, dan razón para que sea tenido por rey de la selva. En el texto de la meditación de hoy, Dios les habla a los israelitas respondiendo a la rebelión de ellos, usando una ilustración en la que se compara a sí mismo con el león ¿Por qué?

En aquél tiempo la corrupción dominaba el pensamiento y la vida de los hijos de Israel. Claramente la palabra de Dios les enseñaba que Él odia la corrupción moral y exige que la honestidad y la ley, deben ser la guía de los jueces en los estrados judiciales, para que sus sentencias o decisiones judiciales sean imparciales y justas de modo que no favorezcan ni al pobre ni al rico (Éxodo 23:3, 6, 8). Además, en los Diez Mandamientos de Dios había uno que se aplicaba claramente a todos los procedimientos de toda corte: « No des falso testimonio en contra de tu prójimo» (Éxodo 20:16). Sin embargo, tanto los líderes como el pueblo estaban yendo contra la voluntad de Dios. Los jueces estaban declarando culpable a la parte inocente porque su oponente les ha ofrecido un soborno. Como resultado un pobre no encontraba justicia de la corte. El sistema se hundió en la corrupción de tal manera que ni siquiera era posible el inicio de un proceso para reprender a los malhechores o para reformar el sistema judicial. Ante esto el SEÑOR, responde que castigará la maldad de ellos y Él actuaría como un león que va tras la presa y nadie podrá detenerlo. ¿Por qué hace esto? Como el profeta Amós lo describe en el siguiente capítulo, el pueblo estaba confiado en su arrepentimiento ritual. No en uno genuino que lleve fruto de arrepentimiento. Dios no puede ser burlado. Cuando no hay verdadero arrepentimiento, el perdón no aplica. Por eso quien a un pecador impenitente le dice: «Dios te ama y nosotros también» no habla conforme a la Biblia y engaña a tal pecador. Puesto que Cristo obedeció la ley moral perfectamente y sufrió toda la ira de Dios en lugar de nosotros, en gratitud vamos a querer hablar la ley de Dios con todas sus amenazas y en toda su dureza a los pecadores que persisten en su impenitencia. Lo haremos para ayudarle a ver lo peligroso de su situación. Cuando esté desesperado vamos a querer consolarle con el evangelio.

Oracion:

Señor, ¿Quién puede hacerte frente cuando se enciende tu enojo? Te doy gracias por Jesucristo, pues gracias a la redención que hiciste por medio de él he sido salvado de tu ira eterna. Te suplico, por tus medios de gracia guárdame en la verdadera fe para la vida eterna. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos