Skip to content

Deuteronomio 8: 17,18

No vayas a decir en tu corazón: “Mi poder y la fuerza de mi brazo me han hecho ganar estas riquezas.” Más bien, acuérdate del Señor tu Dios, porque él es quien te da el poder de ganar esas riquezas, a fin de confirmar el pacto que hizo con tus padres, como en este día.

Todo lo que poseo me lo ha dado Dios.

Es normal oír expresiones como esta: ‘Esto lo he conseguido con mi trabajo. Yo soy él que me he esforzado y trabajado para conseguirlo y no le debo nada a nadie. Yo he trabajado duro para conseguir mis riquezas y no he tenido que pedirle nada a nadie. Por tanto yo soy el único dueño de ellas y no le debo nada a nadie.’

Pero, que distinto es lo que Dios dice en su palabra, que no es por nuestro poder y fuerza sino que es Dios El que nos ha permitido conseguirlas. Pues, Dios es quien, en primer lugar, nos da la vida para que podamos estar acá en este mundo. Cuando Él lo decida, partiremos de este mundo y nuestro famoso orgullo y poder no podrán hacer nada.

Hechos. 17:26 De un solo hombre hizo a todo el género humano, para que habiten sobre la faz de la tierra, y les ha prefijado sus tiempos precisos y sus límites para vivir. Dios nos da la vida, la salud y la capacidad de movernos y conseguir lo que tenemos.

I Crónicas 29:12 De ti proceden las riquezas y la gloria. Tú dominas sobre todo. En tu mano están la fuerza y el poder, y en tu mano también está el engrandecer y el dar poder a todos.

Dios nos anima que, en nuestra vida, no nos jactemos de lo que tenemos, ya que nada de lo que poseemos es nuestro, sino que le demos gracias y alabanza a Él por todo lo que nos permite conseguir y disfrutar, sin olvidar que Él es el único Dueño de todo.

Deuteronomio. 29:13 13 Por eso ahora, Dios nuestro, alabamos y loamos tu glorioso nombre. A decir verdad, ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para poder ofrecerte todo esto, y de manera voluntaria? Todo es tuyo, y lo que ahora te damos lo hemos recibido de tus manos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre.

Oracion:

Amado Dios, perdóname las veces que me he jactado de las cosas que poseo y he vivido sin tenerte en cuenta que tú eres el único Dueño de ellas. Dame sabiduría para disfrutarlas y darte la gloria a ti por ellas y guarda mi corazón de la avaricia. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí

Meditación - 2020 julio 26


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos