Skip to content

Meditación - 2020 enero 24

Meditación - 2020 enero 24

(Lectura de la Biblia en tres años: Josué 1; Lucas 6:1–5)

LA MEDITACIÓN QUE PROSPERA

Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.

—Josué 1:8

¿Cómo prosperar en la vida cristiana? ¿Cuánto ayudan el ayuno, vigilias de trasnoche, y otras prácticas?

Después de la muerte de Moisés, Josué fue llamado por Dios para conducir al pueblo de Israel hacia la tierra prometida. Pero el desafío era grande. No solo debían enfrentar la guerra contra pueblos mejor armados (con carros de guerra y caballería que Israel no tenía) y muy experimentados en destrezas militares, también habría una intensa guerra contra su propia naturaleza pecadora, que se rebela contra la voluntad de Dios. Todo esto era más que suficiente para aterrorizar a cualquiera. Josué necesitaba ser esforzado y valiente y eso es lo que Dios le demanda. Pero cada vez que Dios demanda algo de nosotros, nuestra carne nos arrastra exactamente en contra (Romanos 7:19) ¿Cómo podía lograr con éxito la tarea por delante?

Si el ayuno, las vigilias o las largas oraciones pudieran lograrlo los fariseos serían gigantes espirituales pues ellos fueron campeones en estas prácticas (Lucas 18:9–14) Dios quiere que Josué tenga éxito en su misión y, en el texto de la meditación de hoy, le brinda la clave para lograrlo: la fortaleza que da el poder de su palabra. (Hebreos 4:12) Dios quiere que su siervo se aferre a la palabra escrita. Eso implica lectura y meditación diaria de la Biblia «día y noche», para conocer y obedecer «toda la ley». Se trata de una meditación personal, no de un estudio académico, o meramente intelectual, ya que la promesa vinculada a esta forma de leer la Biblia es el éxito espiritual. La palabra hebrea traducida «Recita» literalmente significa «murmurar en voz baja». Es una lectura pronunciada, no solamente mental, algo que los judíos ortodoxos practican hasta el día de hoy y que los cristianos heredaron del Israel Bíblico. Más tarde, la Biblia hace esta misma promesa de éxito a cualquiera que medite regularmente en las palabras de la Biblia (Salmo 1:2,3). Como hijos agradecidos por el amor incondicional de Dios, manifestado por la vida y muerte redentora de Cristo, vamos a querer fortalecernos espiritualmente con el poder de la palabra salvadora.

Oración:
Misericordioso Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo: Te alabado y doy gracias por todas las bondades y conmiseraciones que has manifestado hacia mí. Acepta, te suplicamos, mi ofrenda de adoración, alabanza y acción de gracias. Dame tal comprensión de todas tus misericordias, que mi corazón sienta verdadera gratitud hacia Ti, y que glorifique tu santo nombre no solamente con mis labios sino también con mi vida. Te presento, Señor, mi cuerpo y alma, mi corazón y mente, talentos y facultades en gratitud a tu amor incondicional. Amén…

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos