Skip to content

Meditación - 2020 agosto 18

Meditación - 2020 agosto 18

(Lectura de la Biblia en tres años: 1 Crónicas 2:16–36, Juan 14:22–31)

CUANDO SER IMPÍO PARECE NO TENER CONSECUENCIAS

En verdad, ¡cuán bueno es Dios con Israel, con los puros de corazón! Yo estuve a punto de caer, y poco me faltó para que resbalara. Sentí envidia de los arrogantes, al ver la prosperidad de esos malvados.

—Salmo 73:1–3

Hay ocasiones en que la Biblia parece ya no tener aplicación para nuestros tiempos actuales. Asaf, en determinado momento pensó así de la palabra de Dios pues veía que a la gente mala le iba bien. ¿Es así?

La Palabra de Dios es clara respecto a que la maldad y los obreros de maldad serán castigados. El mal no es sin consecuencias (Génesis 18:25). Sin embargo, no falta aquel individuo que siendo muy impío parece no sufrir ninguna consecuencia por sus actos de maldad. Es posible que algunos impíos muestren mucha salud y que, inclusive, lleguen al final de sus días llenos de riquezas y bienestar. Esto es algo que Asaf, el escritor del Salmo 73, notó en su tiempo: Inclusive, confiesa, que sintió envidia y llegó a pensar que tal vez ser malo no tiene malas consecuencias. La Biblia es clara: el castigo por el pecado y la maldad es el fuego del infierno, la segunda muerte. Por esto, Asaf, corrige su equivocada manera de pensar y confiesa: «¡En un instante serán destruidos, totalmente consumidos por el terror!» (19). Asaf reconoce que poner la mirada en nuestras circunstancias externas puede confundirnos. Escrito está: «Vivimos por fe, no por vista.» (2 Corintios 5:7). Puesto que la palabra de Dios es la verdad, todo pensamiento contrario a lo que ella enseña es mentira (Salmo 100:5; 119:160; 62:9 116:11).

Las mentiras del diablo y de nuestra propia carne pueden debilitar nuestra fe. Por esto es importante cerrar los oídos a las enseñanzas erradas. Una doctrina falsa puede debilitar la fe inclusive al punto de llegar a perderse (Mateo 13:19–22). Lastimosamente por causa de nuestro viejo Adán tenemos la tendencia a no creer en la Palabra de Dios y estamos inclinados a creer las mentiras del diablo. Por esto merecemos toda la ira de Dios. Cristo, como nuestro sustituto, creyó la palabra de Dios y sufrió en la cruz el castigo que merecemos. En gratitud vamos a querer sujetar todos nuestros pensamientos a la autoridad de la Biblia de modo que todo lo que creamos y practiquemos sea sujeto y acorde con sus enseñanzas.

Oracion:

Señor, gracias te doy porque me has iluminado con la luz de tu evangelio. Te suplico que siempre brille tu luz en mí: glorioso evangelio de amor. No hay mayor bien, ni riqueza más grande que tu misericordia. Gracias a ti puedo reposar de querer salvarme por mis propios méritos y quiero compartir este gozo con los demás. Guárdame de caer en la tentación de imaginar que a los impíos les va bien al abundar en riquezas materiales. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos