Skip to content

Meditación - 2020 agosto 15

Meditación - 2020 agosto 15

(Lectura de la Biblia en tres años: 1 Crónicas 1:1–27, Juan 13:36–38)

LOS DESCENDIENTES DE ADÁN

Adán, Set, Enós, Cainán, Malalel, Jared, Enoc, Matusalén, Lamec, Noé.

—1 Crónicas 1:1–4

¿Ha intentado leer el libro de 1 Crónicas? Si es la primera vez que comienza a leerlo es posible que los primeros nueve capítulos le resulten áridos pues contienen genealogías relacionadas con el pueblo de Israel. En el texto de la meditación de hoy encontramos la genealogía de Adán hasta Noé resumida en diez nombres de personas que existieron desde la expulsión del Edén hasta el Diluvio, un espacio de tiempo de alrededor 1.500 años. Mientras que otras porciones de la Biblia contienen listados genealógicos más detallados y extensos, esta es bastante concisa y omite muchos nombres ¿Por qué?

El escritor de 1 Crónicas comienza con nuestros más lejanos antepasados y no ve necesario repetir el detalle que se presenta en Génesis: 5, 10, y 11:10–27. Omite los nombres de Abel y Caín, como también los nombres de los descendientes de este último, centrándose en la descendencia piadosa de Set. Según la Biblia solo la familia de Noé (ocho personas: él, su esposa y sus tres hijos cada uno con su esposa) sobrevivió al Diluvio. Noé es descendiente de Set. Los demás descendientes de Adán ya sea de parte de Caín como de los otros hijos que tuvo, perecieron en el Diluvio (Génesis 5:3,4). Todos los descendientes vivos de Adán, excepto Noé y su familia murieron en el Diluvio. Han sido olvidados, y después del juicio final ya nadie tendrá de ellos memoria (Daniel 2:35). Puesto que Crónicas trata del pueblo de Israel, las genealogías anteriores al Diluvio no tienen relevancia para incluirlas. Nosotros, al igual que todos los hijos de Adán no solamente somos merecedores de toda la ira de Dios. También merecemos el olvido eterno. Sin embargo, gracias a los méritos de Cristo como sustituto nuestro, hoy somos perdonados e incorporados a la familia de Dios. En gratitud vamos a querer apreciar estos dones excelentes y buscar a nuestros familiares humanos para que tengan la oportunidad de conocer a Cristo y todo lo que él hizo a favor nuestro. aunque nuestros antepasados hayan sido incrédulos vamos a querer que desde nuestra generación en adelante nuestros descendientes sean creyentes y vamos a querer hacer todo lo posible para que así sea.

Oracion:

Señor, confieso que por mi propia razón o elección no puedo arrepentirme, creer en Jesucristo, mi Señor, ni acercarme a él. Sino que el Espíritu Santo me ha llamado mediante el evangelio, me ha iluminado con sus dones, me ha santificado y guardado en la fe verdadera. Gracias te doy por ello, pues mi salvación no depende de mí sino de ti. Te suplico me concedas el poder de hablar tu palabra con mi familia terrenal de modo que mis descendientes sean salvos. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 abril 23

Ver Recursos

Meditación - 2019 diciembre 17

Ver Recursos