Skip to content

Meditación - 2022 septiembre 22

(Lectura de la Biblia en tres años: Números 3:1–18, Marcos 6:1–6)

LOS CREYENTES MOSTRAMOS AMISTAD UNOS A OTROS

Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oracione

(Hechos 2:42)

¡La vida del pueblo de Dios está llena de alegría! Gracias a Dios tenemos la fe que nos dio el Espíritu Santo por medio de las sagradas Escrituras. Además podemos mostrar nuestra amistad a nuestros hermanos en la fe de muchas maneras y en diferentes oportunidades, y así mostrar la unidad de nuestra fe en Jesús.

Una manera en que mostramos junto con nuestros hermanos cristianos la unidad de fe es por medio de los servicios de alabanza al único Dios. En cada culto de adoración siempre confesamos nuestros pecados y después escuchamos las buenas nuevas de parte del pastor: Hijo, hija, tus pecados son perdonados. Elevamos nuestra voz en himnos de alabanza y agradecimiento a nuestro Dios-Salvador por la salvación que ha preparado para nosotros. Estamos seguros de que oiremos el mensaje de la palabra de Dios en las lecturas y el sermón, sin quedarnos desilusionados ni confundidos.

También, en los cultos hay un tiempo de oración en el cual, guiados por el Espíritu Santo, depositamos nuestras oraciones ante el trono de nuestro Dios todopoderoso. Pedimos la bendición de Dios por medio de su palabra para que, como buena semilla eche raíz, crezca fuerte, y produzca fruto eterno. Pedimos la misericordia de Dios y oramos unos por otros. Le agradecemos a Dios por las muchas bendiciones que nos da en nuestra vida.

En el servicio dominical le llevamos nuestras ofrendas al Señor para mostrarle nuestro amor y gratitud y para apoyar su obra en nuestra comunidad y en el mundo. Al trabajar juntos, hacemos posible que la palabra de Vida se predique y se enseñe, en nuestras congregaciones y en todo el mundo a través de los misioneros.

También tenemos la oportunidad de participar en la Santa Cena, en la cual recibimos el cuerpo y la sangre de nuestro Salvador junto con el pan y el vino, como alimento espiritual. Por medio de este sacramento recibimos la seguridad personal de que todos nuestros pecados han sido perdonados. Nos alegramos al oír las palabras de Jesús: Mi cuerpo y sangre son dados a ti para el perdón de tus pecados.

La iglesia es un lugar donde disfrutamos del compañerismo cristiano con nuestros hermanos creyentes, así como los primeros cristianos lo hicieron en Jerusalén según Hechos capítulo 4. Los coros y las otras organizaciones de la iglesia nos dan la oportunidad de compartir la alegría que es nuestra a través del evangelio.

Oración:

Gracias Señor por los muchos creyentes que conocemos. Sigue otorgándonos la alegría de compartir el evangelio con nuestros hermanos en la fe y con otros, así como ellos la han compartido con el mundo a través de los siglos. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 01

Ver Recursos