Skip to content

Meditación - 2022 octubre 6

(Lectura de la Biblia en tres años: Números 10:1–10, Marcos 8:11–21)

EL MENSAJE ACERCA DE JESUCRISTO ES LA BUENA NUEVA

Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres sábados discutió con ellos, declarando y exponiendo por medio de las Escrituras que era necesario que el Cristo padeciera y resucitara de los muertos. Y decía: “Jesús, a quien yo os anuncio, es el Cristo”

(Hechos 17:2-3)

No se nos dice cuanto tiempo estuvo Pablo predicando acerca de Jesús en las ciudades de Tesalónica y Berea, en lo que hoy en día es Grecia. Pero sí sabemos que pasó por lo menos tres semanas en la ciudad de Tesalónica porque las palabras de la Biblia del principio de esta meditación nos informan: “Por tres sábados discutió con ellos”. La palabra de Dios que estudiamos hoy nos dice que la prédica y las enseñanzas de parte de Pablo fueron acerca de Jesucristo, o sea, las buenas nuevas.

Pablo explicó y probó con las Escrituras que Jesucristo tenía que sufrir, morir, y resucitar el tercer día. El mostró la manera en que las profecías del Antiguo Testamento se cumplieron en Jesús y posiblemente mencionó las palabras del profeta Isaías que escribió: “Jehová quiso quebrantarlo, sujetándolo a padecimiento” (Isaías 53:10). Pablo puede haber hablado de las palabras de Isaías cuando profetizó que el Cristo viviría después de su sufrimiento: “Después de su sufrimiento, verá la luz y quedará satisfecho” (Isaías 53:11, NVI). Después Pablo les escribió a los cristianos de la ciudad de Corinto y dijo: “Me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a este crucificado” (1 Corintios 2:2). Este es el mensaje que también nos llega a nosotros hoy en día y son las buenas nuevas acerca de lo que Jesucristo hizo por nosotros. Este mensaje nos da la fe y la esperanza.

La Biblia tiene muchas historias maravillosas acerca de personas y de lo que hicieron. Sin embargo, la parte más importante de la Biblia nos dice lo que Jesús hizo durante su vida y su ministerio público. Él sufrió por nosotros y nos dio la vida eterna en el cielo. El apóstol Juan escribe en su evangelio: “Estas [las Escrituras] se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre” (Juan 20:31).

Cuando leamos la Biblia, que siempre veamos a Jesús, como el mensaje principal de las Escrituras y como nuestro Salvador personal. Él es quien nos trae, por medio de la fe en él, el perdón de todos nuestros pecados y la vida eterna.

Oración:

Amado Señor Jesús. Haz que mi mente y mi corazón siempre miren la cruz donde tú moriste para quitar mis pecados. ¡Qué tu evangelio siga creciendo en mi corazón por medio de la fe en ti como mi Salvador! Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 01

Ver Recursos