Skip to content

Meditación - 2022 marzo 20

20 de marzo de 2022

(Lectura de la Biblia en tres años: Zacarías 1, Apocalipsis 18:18–24)

En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Génesis 1:1.

 

Cualquier niño cristiano conoce estas primeras palabras de la Biblia. Y la verdad que contienen, o sea, que hay un Dios grande, omnipotente y eterno, que ha creado el cielo y la tierra y todo lo que está en ellos, es un conocimiento que todo humano tiene por naturaleza. De todos, repito, de todos los hombres dice San Pablo: "Lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa." (Romanos 1: 19-20). Y sin embargo los necios y burladores, voluntariamente endureciendo sus corazones, niegan la existencia de este todopoderoso Hacedor del cielo y de la tierra, y hablan de una materia que por sí sola, por revoluciones eternas, se desarrolló y formó lo que ahora existe. "Crear" quiere decir hacer de la nada, por la sola palabra. No tienen excusa para su necedad impía. Esto es lo que hizo Dios al principio. (Hebreos 11:3). ¡Qué grande y sin límite es Dios! Confesamos, junto con todos los cristianos de todos los tiempos: "Creo en Dios Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra." Sí, y creemos y debemos creer, que por medio de Jesucristo este todopoderoso Dios y Creador es nuestro Padre, y que nosotros somos sus queridos hijos. ¡A qué alturas nos exalta la fe! ¡Y qué pequeña hacemos nuestra fe por nuestra propia culpa! Si el Dios Todopoderoso es nuestro Padre y nosotros sus queridos hijos, ¿No debemos alegrarnos y cantar, siempre estar llenos de buen ánimo, gozosos, impávidos, y gloriarnos valientemente en Él, aunque el mundo y hasta Satanás nos ataquen? ¿Y no debemos luego adornarnos con santidad y justicia que agradan a nuestro Dios y Padre y son convenientes para nosotros, sus hijos? Pero, ¡Cuán débil es nuestra fe!

 

Oración: Oh Señor Dios, cuya grandeza y poder son incomprensibles, quien por tu palabra creaste los cielos y la tierra de la nada, qué grano tan pequeño de polvo soy delante de ti, y además arruinado por el pecado y la muerte. Y sin embargo quieres aceptarme como tu querido hijo por medio de Jesucristo. Oh Señor, dame tu Espíritu, para que él me levante y me lleve a ti. Amén.


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 01

Ver Recursos