Skip to content

Meditación - 2022 julio 11

(Lectura de la Biblia en tres años: Éxodo 23:14–33, Mateo 22:7–14)

 

Pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.

1 Corintios 11:28

¿Cómo debes examinarte, y según cuál regla, cuando quisieras comer de este pan y beber de esta copa? Primero debes examinarte para ver si realmente te arrepientes de tus pecados. El hijo de Dios siente de corazón sus pecados. El hijo de Dios es movido y controlado por el Espíritu Santo, y cada pecado es tan intolerable para él como lo es la paja en el ojo. En segundo lugar, debes examinarte acerca de si crees en Jesucristo. Creer en Jesucristo es tener un conocimiento correcto de la gran, poderosa, siempre nueva gracia que Jesucristo ha procurado por su sufrimiento y muerte, y que ha puesto en el santo sacramento y siempre te la ofrece allí libremente y sin precio para que pongas tu confianza en ella, y te consueles frente a todos, sí, todos tus pecados. En tercer lugar, debes examinarte en cuanto a si es tu sincero propósito e intención de aquí en adelante enmendar tu vida pecaminosa con la ayuda de Dios el Espíritu Santo.

El hijo de Dios que de corazón siente sus pecados, seguramente está seriamente resuelto a abandonar esos pecados. Y cuando este hijo de Dios verdaderamente ha aprendido a conocer, y regocijarse en, la superabundante gracia de Dios en Cristo, gustosamente también enmendará su vida, y seriamente luchará para agradar a Dios. Examínate, en cuanto a si estas tres cosas se encuentran en ti. Si es así, aunque sea en una medida pequeña, - porque todavía tienes el malvado viejo Adán, - luego ve a la Santa Cena, y allí otra vez recibe la seguridad de la gracia de Dios. Eso te fortalecerá espiritualmente.

Oración:

Mi querido Padre celestial, sé que todavía me amas como tuyo, aunque se combinen contra mí el mundo, el pecado y el infierno. Concédeme tu Espíritu Santo, para que con arrepentimiento de corazón por mis pecados, con verdadera fe en mi Salvador Jesucristo, y con el sincero propósito de enmendar de aquí en adelante mi vida pecaminosa, pueda venir a tu cena de misericordia. Y luego concédeme todas las bendiciones que por medio de tu palabra has puesto como los tesoros de este sacramento. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 01

Ver Recursos