Skip to content

Meditación - 2021 octubre 22

(Lectura de la Biblia en tres años: Jeremías 29:1–14, Tito 1:5–16)

 

Palabra de Dios: Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Gálatas 6:8-9

Devoción: Un viejo refrán en Cuba dice ¡Haz bien y no mires a quién!

Recuerdo que cuando comencé a trabajar, con apenas 20 años, siempre que alguien me pedía ayuda yo siempre le ayudaba según mis posibilidades y siempre lo hacía con amor a pesar de que mis superiores me criticaban mucho. Para ellos era perder tiempo. Pero, yo siempre ayudaba porque Cristo me animaba, y si Cristo murió por mí en una cruz de madera y pagó mis deudas ¿cómo yo, un simple mortal, no ayudaré al que necesita?

También conocí personas creyentes y no creyentes que hacían de todo por no prestar ayuda a los demás porque eso para ellos no era importante. Como cristianos debemos ser ejemplo ante todo. Cristo nos cambió para bien, para que recibiéramos vida, vida eterna. No es cualquier vida, es una vida de amor y paz, de salvación y de la ferviente fe en ese lugar de descanso que nos tiene preparado nuestro amante y misericordioso Dios.

Pero creo que a veces no dejamos que el Espíritu Santo se pose verdaderamente en nosotros. Debemos cultivarlo y no entregarnos a los deseos carnales que solo nos llevarán al camino de la muerte.

No nos cansemos de hacer el bien. Es un llamado de amor y esperanza. Cuando estemos cansados de ayudar a esa persona que viene necesitada a nosotros, cuando estemos cansados de prestar una mano a esa persona que desesperada no tiene a donde ir, cuando estemos cansados de ayudar, miremos a Cristo. Sí, miremos a Cristo crucificado y a toda su obra donde no desmayó ni un segundo en ayudar, ayudar para dar vida eterna. Su entrega a la cruz es un acto de ayuda sobrenatural que nos debe inspirar para continuar ayudando sin desmayar. Por eso ¡haz bien y no mires a quien, no solo ayudando sino mostrando el evangelio de Jesús!

Oración:

Padre celestial, ayúdame a no desmayar y poder seguir ayudando al necesitado, sobre todo al necesitado del evangelio de tu Hijo Jesús. Amén

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 01

Ver Recursos