Skip to content

Meditación - 2021 marzo 05

(Lectura de la Biblia en tres años: Salmo 49, Romanos 9:19–29)

Entonces entenderán

28 Les dijo, pues, Jesús: —Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces conoceréis que yo soy y que nada hago por mí mismo, sino que, según me enseñó el Padre, así hablo.

Juan 8:28

Una frase que escuchamos de nuestros padres cuando somos jóvenes es: ¡Cuando seas mayor, entenderás! La frase cambiaba un poco dependiendo lo que estaba pasando, pero cuando crecemos, y experimentamos lo que nuestros padres pasaban, esas palabras llegan a nuestra mente, y muchas veces decimos, ahora entiendo porqué hacía eso, o porque lo decía, ¡Cuánta razón tenían mis padres!

Nuestro Señor Jesucristo usa esta misma frase al ver que los publicanos y fariseos no entendían que él les estaba hablando del Padre cuando habló sobre quien lo había enviado, dice: Cuando hayan levantado al Hijo del hombre conocerán que YO SOY, hasta el momento no entendían quién era él por su incredulidad, pero cuando llegara el momento en el que él estaría cumpliendo el pago de los pecados de todo el mundo, hasta ese entonces ellos entenderían que Jesús era el enviado de Dios para salvar al mundo, y que todo lo que él estaba haciendo, lo hacía porque así lo había enseñado el Padre, y porque era necesario para que el pecado de todo el mundo fuera castigado en él. Si recordamos, nosotros tampoco entendíamos el porqué el Hijo de Dios tenía que haberse hecho hombre y sufrir en una cruz. Nuestro pecado no permitía que viéramos el amor que conlleva ese sacrificio, hasta que Dios mediante su Palabra nos enseñó nuestra condición pecaminosa, la muerte que merecemos por nuestros pecados y la necesidad de que alguien nos salvara, entendimos el gran amor que nos tiene Dios.

En verdad merecemos el infierno por nuestros pecados, pero ahora Dios nos dio a conocer que esos pecados ya fueron pagados en una cruz, con la muerte de nuestro Señor Jesucristo; Dios nos ha dado la fe en su Hijo, para que hagamos nuestra la salvación que ganó al ser levantado en una cruz, y obtengamos por sus méritos la vida eterna

Oración:

Bendito Padre, te agradezco porque me has dado la fe en tu Hijo, me has hecho entender que su sacrificio en la cruz, me ha dado el perdón de todos mis pecados. Ayúdame a seguir en esta fe. Te lo pido por los méritos de Cristo, mi Señor. Amen.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos