Skip to content

Meditación - 2021 julio 23

(Lectura de la Biblia en tres años: Cantares 8, Efesios 1:15–23)

EL MISTERIO DE LA PIEDAD

Indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.

1 Timoteo 3:16, Reina Valera 1995

Por lo general la palabra «misterio» es usada con el significado de «algo tan oculto que debe permanecer inaccesible para la mayoría de las personas». ¿El misterio de la piedad pertenece a esa clase se secreto? La verdad es que no. En la Biblia la palabra misterio tiene otro significado. ¿Cuál podría ser?

Es verdad que la Biblia habla de la existencia de cosas que no podemos conocer ahora, pero que conoceremos en la eternidad. Sin embargo, cuando la Biblia usa la palabra «misterio» no se refiere a eso. Misterio, es más bien, algo que antes no era conocido, pero que Dios ahora ya lo ha revelado. Todos los seres humanos nacemos con algún conocimiento instintivo. Casi inmediatamente después de nacer sabemos cómo respirar y cómo lograr la atención de los demás. Tenemos un intelecto que, con tan solo contemplar la creación, sabe que hay Dios y que él es sabio y todopoderoso, y nuestra conciencia que distingue lo malo de lo bueno.

Aunque estamos conscientes que somos pecadores y que Dios condena nuestra maldad, no sabemos cómo es Dios y tampoco si él ha hecho algo para perdonarnos. Por eso, el ser humano, imagina que Dios puede ser sobornado con que hagamos algo que a él le gusta y que a nosotros nos cueste. Por otra parte, la buena noticia de lo que Dios hizo por nuestra salvación, el evangelio, nos está oculta hasta que alguien nos lo da a conocer. Sí, el evangelio es un misterio revelado. Del mismo modo, la piedad, es decir, nuestra relación con Dios, es un misterio ya revelado y que debe ser no solo dado a conocer, sino también creído y confesado como una profesión de fe: Dios se hizo humano para salvarnos y así tener comunión con nosotros. En resumen: nuestra comunión con Dios solamente es posible gracias a la obediencia perfecta de Cristo y a su expiación en la cruz del Calvario a favor nuestro. En gratitud vamos a querer andar juntos en esta comunión.

Oración:

Gracias te doy, bendito Señor por habernos revelado en tu palabra la verdad de tu evangelio por el cual nos impartiste la fe, el perdón de nuestros pecados y la vida eterna y también por hacerme parte de tu cuerpo, la santa iglesia. En esta iglesia cristiana diaria y completamente me perdonas a mí y a todos los creyentes todos los pecados. Y en el último día me resucitarás a mí y a todos que duermen en Cristo, y nos darás vida eterna a mí y a todos los que creen en el Cordero de Dios para salvación. Esto es ciertamente la verdad. Por eso estoy agradecido pues grande es tu misericordia. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 01

Ver Recursos