Skip to content

Meditación - 2021 abril 30

(Lectura de la Biblia en tres años: Salmo 114–115, 1 Corintios 10:23–11:1)

SÁLVESE EL QUE PUEDA

Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.

Marcos 8:34-35

Jesús una vez tuvo una conversación valiosa con personas que expresaron fe en él: “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. Cómo dices tú: ¿Seréis libres? Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.” (Juan 8:31-34).

Es la definición perfecta de pecado. El pecado es esclavitud de ti mismo. Por eso pecamos, ¿verdad? Hacemos cosas que están mal porque nos amamos a nosotros mismos. Pecamos porque creemos que obtendremos alguna ventaja para nosotros. Cuando examinamos la situación y concluimos: "Esto no me beneficiará en absoluto", inmediatamente cesamos y desistimos. El pecado no es más que amor propio, egoísmo, autocomplacencia. El pecado se trata de mí.

Y por eso vino Jesús, para salvarnos de nosotros mismos. Lo hizo al tomar la carga de nosotros y nuestra pecaminosidad sobre sí mismo en lugar de ser egoísta y decir: "Sálvese el que pueda". Aunque Jesús no tenía pecado, se impuso a sí mismo la carga y la culpa del pecado del mundo (1 Juan 2:1-2). Tenemos perdón gratuitamente. Jesús nos da su perfección. ¿Por qué? Porque nos ama a nosotros y a todos en el mundo.

¿Pero recuerdas por qué vino Jesús? ¡Para salvarnos de nosotros mismos! Por eso dice que quien quiera ser su discípulo "niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame". El pueblo de Dios no regresa a su estilo de vida egoísta después de que Jesús los salva. Se esfuerzan por ser desinteresados ​​con los demás, así como él ha sido perfectamente desinteresado con nosotros. Dijo “su vida, la perderá” de esta manera, renunciando a nuestro egoísmo y viviendo en la libertad de una vida al servicio de los demás, descubrimos de qué se trata realmente la vida verdadera. No se trata de mí. Se trata de los demás.

Oración:

Querido Jesús, gracias por salvarme de mí mismo. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 01

Ver Recursos