Skip to content

(Lectura de la Biblia en tres años: 1 Reyes 3:1–15, Juan 4:1–7)

DIOS PROMETE MUCHA DESCENDENCIA A ABRAHAM

Después de esto, la palabra del SEÑOR vino a Abram en una visión: «No temas, Abram. Yo soy tu escudo, y muy grande será tu recompensa.» […] Luego el Señor lo llevó afuera y le dijo: —Mira hacia el cielo y cuenta las estrellas, a ver si puedes. ¡Así de numerosa será tu descendencia! Abram creyó al SEÑOR, y el SEÑOR lo reconoció a él como justo.

—Génesis 15:1, 5, 6

El patriarca Abraham no fue israelita ni judío. Nació pagano e incrédulo lejos de la tierra de Israel en Ur de los Caldeos, una antiquísima ciudad de Sumeria (Génesis 11:27, 28, 31; 15:7; Nehemías 9:7). Sin embargo, en su misericordia, Dios lo escogió para ser el padre de la nación de la cual vendría el Mesías. Los sumerios acostumbraban observar a las estrellas con diversos propósitos. Pero a Abraham Dios le da la tarea de observarlas para recordarle el propósito para el cual le había sacado de su tierra: ser el padre de multitudes incontables.

No es fácil creer que uno va a ser padre de multitudes sino en casa no hay ni un hijo y además ya se ha pasado la edad fértil. Abram era de 99 años de edad, y su esposa Saraí un poco menor, cuando Dios les cambió el nombre a Abraham y Sara para fortalecer la fe de ellos en la promesa de Dios. Realmente, tomando en cuenta que ellos eran ancianos y que, además, Sara era infértil es prácticamente una locura siquiera pensar en la posibilidad de llegar a ser progenitores de una multitud inmensa. Pero Dios insistió en fortalecer la fe de Abraham en esa promesa hasta que llegó el momento en que «Abram creyó al SEÑOR, y el SEÑOR lo reconoció a él como justo.» Es indudable que Abram, por lo general fue una buena persona con defectos como cualquiera otro. Sin embargo, delante de Dios, era solamente un pecador más merecedor de toda la ira de Dios, tal como lo expresa Pablo: « En realidad, si Abraham hubiera sido justificado por las obras, habría tenido de qué jactarse, pero no delante de Dios.» (Romanos 4:2). Entonces ¿Cómo es que Abraham es declarado justo? Es únicamente porque Jesucristo obedeció perfectamente en lugar de él y en la cruz recibió el castigo que Abraham merecía. Fue declarado justo por la sola fe en base a los méritos de Cristo. De igual modo, a quienes son perdonados y declarados justos por la sola fe Dios los cuenta como hijos de Abraham. En gratitud vamos a querer ser afirmados en la fe.

Oracion:

Señor, confieso que por mi propia razón o elección no puedo creer en Jesucristo, mi Señor, ni acercarme a él. Sino que el Espíritu Santo me ha llamado mediante el evangelio, me ha iluminado con sus dones, me ha santificado y guardado en la fe verdadera. De la misma manera llama, congrega, ilumina y santifica a toda la iglesia cristiana en la tierra, y en Jesucristo la conserva en la verdadera fe. Gracias te doy por ello, pues mi salvación no depende de mí sino de ti. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí

Meditación - 2020 junio 08


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos