Skip to content

Meditación - 2020 febrero 21

Meditación - 2020 febrero 21

(Lectura de la Biblia en tres años: Josué 22:16–34, Lucas 9:51–56)

PANES SIN LEVADURA

Hacen mal en jactarse. ¿No se dan cuenta de que un poco de levadura hace fermentar toda la masa? Desháganse de la vieja levadura para que sean masa nueva, panes sin levadura, como lo son en realidad. Porque Cristo, nuestro Cordero pascual, ya ha sido sacrificado. Así que celebremos nuestra Pascua no con la vieja levadura, que es la malicia y la perversidad, sino con pan sin levadura, que es la sinceridad y la verdad.

—1 Corintios 5:6–8

En el Antiguo Testamento Dios mandó a los israelitas que celebren la fiesta de los panes sin levadura cada año (Éxodo 13:4–10). Esta celebración debía preceder y preparar la celebración de la Pascua ¿Qué quiere decir el apóstol Pablo cuando aplica esto como ilustración para los corintios?

El Señor sacó a los israelitas de la esclavitud en Egipto para que sean un pueblo santo, una nación de sacerdotes que anuncien las maravillas de Dios: su pueblo elegido. Dios es santo y quiere que su pueblo sea santo y que también sus fiestas sean santas. Como medida para determinar lo santo, recibieron las tablas de los Diez Mandamientos; que son un resumen de las exigencias morales de Dios. Esas exigencias también son la escala de valores del pueblo santo que sirven de guía para establecer las prioridades. Además, el Señor instruyó a los israelitas una serie de instrucciones ceremoniales que servían de ilustración respecto a la santidad. Así, por ejemplo, para denotar limpieza ritual había que usar agua, aceite, etcétera. Una de estas disposiciones fue la de eliminar la levadura en todo el territorio como preparación de la fiesta de Pascua. Eso representaba una limpieza ritual que servía de ayuda pedagógica: «En ningún lugar de su territorio debe haber nada que contenga levadura. […] Ese día ustedes les dirán a sus hijos: “Esto lo hacemos por lo que hizo el Señor por nosotros cuando salimos de Egipto.” Y será para ustedes como una marca distintiva en la mano o en la frente, que les hará recordar que la ley del Señor debe estar en sus labios» (Éxodo 13:7–10). Hasta hoy, los judíos practican con sus hijos el limpiar la levadura. Un tiempo previo a la pascua cambian los muebles de la casa y demás objetos por otros nuevos. Hacen limpieza general, etcétera. Así ilustran que son un pueblo santo.

La Iglesia hoy es el verdadero pueblo santo. Pero Cristo ya vino con la realidad que las ilustraciones enseñaban. Para los cristianos quitar la levadura es deshacernos de lo pecaminoso e inmoral. No lo hacemos para ganar el cielo ni el perdón, puesto que Cristo lo hizo por nosotros. Pero sí queremos hacerlo en gratitud a su amor incondicional. La ley moral nos guía en una vida agradecida.

Oración:
Señor Jesucristo, te alabo y doy gracias por tu amor incondicional. En gratitud te presento, mi cuerpo y alma, mi corazón y mente, talentos y facultades. Afírmame, por tus medios de gracia, en la verdadera fe para la vida eterna. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos