Skip to content

Meditación - 2020 enero 04

Meditación - 2020 enero 04

(Lectura de la Biblia en tres años: Deuteronomio 19, Lucas 2:31–38)

CAMELLOS, DROMEDARIOS, ORO E INCIENSO

Te llenarás con caravanas de camellos,
con dromedarios de Madián y de Efa.
Vendrán todos los de Sabá,
cargando oro e incienso
y proclamando las alabanzas del Señor.

—Isaías 60:6

Una gran parte de la Biblia nos habla de la historia de la nación de Israel. A los demás, los denomina gentiles. Puesto que los gentiles no estaban bajo el pacto de Moisés parecía que las bendiciones de Dios y la salvación solo serían disponibles para ellos si se convertían circuncidándose. Pero la Biblia profetizó que muchos gentiles no solo serían súbditos del Mesías venidero, sino que también le ofrendarían muchas riquezas. Isaías es específico, incluso al decir cuáles serían esas ofrendas. Cuando Cristo nació unos sabios gentiles vinieron a visitarlo precisamente de la forma que lo describe el texto de hoy. Esos sabios no eran israelitas, ni prosélitos. Eran gentiles que creían en Cristo.

Después de la resurrección y ascensión de Jesucristo, la iglesia que Él fundó creció y se extendió por toda Europa y Asía e llegando incluso al lejano oriente. En poco tiempo grandes cantidades de gentiles fueron incorporados a la iglesia. Judíos y gentiles cristianos fueron un solo pueblo cuyo rey era Jesucristo. Las riquezas de esos gentiles fueron ofrendadas con mucha gratitud para colaborar a la extensión de la palabra. Pero esas ofrendas no fueron las únicas riquezas de las iglesias. La iglesia de la ciudad de roma dedicó especial atención a proteger a los más débiles y pobres. Eso también era su riqueza. Ciertos invasores que creyeron que esa riqueza consistía en oro se sorprendieron al comprender que se trataba del amor por la gente a la que ayudaban. Los historiadores dan testimonio del amor fraternal que practicaban aquellos primeros cristianos. Hoy sucede lo mismo. Llevar el evangelio por todo el mundo requiere mucha inversión en producir películas, estudios, libros, etcétera. Las ofrendas dadas con mucho amor cubren todo eso. Pero la mayor riqueza de la iglesia es el amor entre sus miembros. Ese amor es fruto de la gratitud ante el amor incondicional que de Dios han recibido.

Oración:
Señor, de muchas maneras y en varias ocasiones he fallado en amar a mis hermanos en la fe como tú lo mandas. Gracias por Jesucristo, quien amó perfectamente en lugar mío y que sufrió por mí el castigo que merezco. Por tus medios de gracia afírmame en la verdadera fe de tal modo que en gratitud quiera amar y ame a mi prójimo con amor cristiano. Amén.

 

Lea el Capítulo Completo Aquí


Meditaciones son presentadas por Producciones Multilingües-WELS y www.academiacristo.com. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional. Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, NVI®. Copyright © 1986, 1999, 2015 por Biblica, Inc.™ Todos los derechos reservados en todo el mundo.

Más Contenido

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Meditación - 2019 julio 18

Ver Recursos

Servicio - 13 enero 2019

Ver Recursos

Meditación - 2020 enero 30

Ver Recursos